December 12, 2019

Existen las Razas de Perros Agresivas y Peligrosas

Existen las Razas de Perros Agresivas y Peligrosas

Existen las Razas de Perros Agresivas y Peligrosas

Los comportamientos de agresión hacen la una en los medios de comunicación y en la política de numerosos países. Se habla de razas de perros agresivos empleando así una semántica racista. ¿ Lejos del debate político, que respuestas puede dar la etología clínica, la ciencia del comportamiento aplicada a la clínica diaria de los perros ?
Definición.

La agresión es una amenaza o un ataque de naturaleza física hacia la integridad o la libertad de otro individuo. La agresividad es un estado reaccional caracterizado por una mayor probabilidad de desencadenamiento de una agresión.
Existen distintas formas de agresividad que identificaremos estudiando las secuencias de comportamientos de agresión, las circunstancias (contextos) de su aparición, y el estado motivacional y emocional del perro.
Distintas clasificaciones han sido propuestas. Les propongo los cuatro grupos siguientes :
•     agresiones competitivas o jerárquicas
•     agresiones de defensa: por irritación, miedo, territorial y maternal
•     hiperagresiones et agresiones atípicas
•     agresión de cacería o de predación

La peligrosidad es un cálculo de probabilidad de la agresión. La peligrosidad aumenta cuando la diferencia de pesos crece entre el agresor y el agredido.
Se confunde muy a menudo peso y masa. La potencia muscular de los perros de tipo atlético, y muchas otras razas es tal que su aceleración los lleva en algunos metros a 20 ver 40 km por hora, esto equivale a 11 veces su masa.
La peligrosidad aumenta cuando el medio de vida no llega a administrar las agresiones reales o potenciales.

Perros agresivos y razas peligrosas

¿ Esta pregunta nos lleva a varias reflexiones ?

¿Existen razas peligrosas?

¿Un perro es peligroso espontáneamente?

¿Para contestar estas preguntas, hagámonos la siguiente pregunta : que tipo de mordidas hacen la una en los medios de comunicación? Las de los perros reputados peligrosos. Si un golden retriever envia su amo al hospital, esto no suscita ningún interés mediático. Pero si un pitbull muerde a alguién, todo el mundo será informado de ello.
Rechacemos entonces el anatema a las razas de perros peligrosos : Pitbull, Dogo Argentino, American Staffordshire Terrier, Rottweiler, … Es olvidar que atrás de estas razas se esconden hombres. Algunos criadores han creado líneas, familias, en el seno de estas razas con el objeto de darles mayor impulsividad. Algunos educadores han criado estos perros en aislamiento social con el objeto de aumentar su sensibilidad y su temor hacia lo desconocido. Algunos educadores han aumentado la mordida de estos perros con el objeto de hacer de estos máquinas de morder, perros de combate. Los perros de guerra, de policía y de combate, han existido siempre : piense en los molosoides de los cuales derivan los rottweiler pero también el San Bernardo y todos los perros de montaña, piense en el shar-pei, en el bull-dog.

La genética – como lo demuestran los estudios de herencia comportamental – interviene en cerca de 20 a 30 % en el determinismo de un comportamiento. Esto deja cuando menos de 70 a 80 % de influencia al medio ambiente, a la educación, a la socialización.
¿Porque la gente adquiere un perro de raza reputada peligrosa? Y aquí el veterinario comportamentalista debe ceder el lugar al psicólogo y al sociólogo para que hablen de problemas globales (inseguridad urbana, pandillas de zonas conurbadas) o individuales (machismo, narcisismo,…). Detrás de la raza peligrosas se esconde una ideología de grupo o un fantasma personal que podría en ocasiones enunciarse así : “sé que la raza tiene una fama de peligrosas, pero yo sabré dominar a este perro” o “yo sabré hacer que este perro sea sociable y equilibrado” o aún más “un perro que amado no puede llegar a ser peligroso”, etc, y existen muchas otras hipótesis.

En los límites del 20 a 30 % del determinismo genético, un perro es un perro. Es decir que cualquier perro globalmente tiene los mismos potenciales y puede desarrollarlos. Prohibamos las razas consideradas peligrosas y dentro de cinco años, veremos aparecer nuevas razas peligrosas inesperadas. Podríamos muy fácilmente, a partir de líneas de labradores impulsivos e hiperactivos, hacer perros de combate en algunos años. ¿Habrá entonces que prohibir a los labradores?

Evaluación científica
Para determinar si una raza de perros es peligrosa, hay que realizar una evaluación científica cifrada de su peligrosidad. Después hay que calcular una media y una desviación tipo, es decir la repartición de la peligrosidad en la raza en sí. Para terminar, hay que comparar esta evaluación a la de otras razas.
Esta evaluación nos daría una repartición del criterio en curva de campana, llamada de Gauss.

 Peligrosidad

He aqui tres razas de perros, representadas por la curva negra, azul y roja. La peligrosidad crece de izquierda a derecha.
Se podría decir que la raza “roja” es más peligrosas que la “azul”. Sin embargo la raza “negra” presenta una distribución más amplia y una gran variedad de individuos no peligrosos y peligrosos. Decir que esta raza es “peligrosa” llevaría llevaría a calificar a todos los individuos sociables como peligrosos. Decir que es sociable nos lleva también en calificar de sociables los individuos peligrosos de esta raza.
Hasta este día este estudio científico no ha sido realizado.

¿ Como se construye la imagen de un perro ?

La imagen de una raza esta ligada a una imagen subjetiva, a la mediatización de la raza. Como todo el mundo sabe, el labrador, nace con un harnés para guíar ciegos y un diploma de amigo de los niños, mientras que el pitbull nace con un certificado de perro que mata niños. Estas dos imágenes son falsas, El labrador podría ser representado por la curva negra y el pitbull por la curva roja en nuestra gráfica. Algunas líneas de labrador presentan un enorme potencial de impulsividad y agresividad. En 5 años, podríamos hacer del labrador sin ninguna dificultad un perro de combate.Eliminemos las razas peligrosas, serán reemplazadas enseguida por nuevas razas peligrosas. ¿Cuántos años se requieren para que todos los perros sean juzgados peligrosos?

Un labrador (lea también golden retriever, epagneul, Coker,….) impulsivo, mal socializado, sin educación y motivado para morder es más peligroso que un Pitbull (leáse American Staffordshire, Rhodesian Ridgeback, Rottweiler, …) nada impulsivo, bien educado por su madre y otro perro adulto buen educador, bien socializado a los humanos y particularmente a los niños y reprobado cuando muerde.

Agresiones y otros comportamientos

Escucho regularmente decir que un perro temeroso es un perro que no puede ser dominante, que un perro es dominante si agrede a otro o si desobedece, que un perro valiente no puede ser sometido. Pienso que se confunden varias nociones muy distintas. Para simplificar la explicación de este tema, trataremos algunos ejes del comportamiento.

Dominante Hiperactivo Temerario Controlado Agresivo

Challenger Activo Valiente poco controlado medianamente agresivo

Sometido Pasivo Temeroso Impulsivo No agresivo

Estos ejes comportamentales están separados: no encontramos un eje « dominante – temeroso », o « agresivo – pasivo », como creen muchas personas.
Un perro va a encontrarse en cada uno de estos ejes, o en la extremidad de cada eje, o de manera intermedia. Un chien va se retrouver dans chacun de ces axes, soit à l’extrémité de chaque axe, soit de façon intermédiaire. Podriamos entonces calificar un perro en función de estos ejes. Tomemos algunos ejemplos:

Joe el cocker dominante hiperactivo Temerario controlado medianamente agresivo

Jack el Jack Russel Challenger Activo temeroso impulsivo agresivo

Rambo el Rottweiler Sometido pasivo temeroso controlado no agresivo

Estos ejemplos son por completo imaginarios, los individuos presentados no son representativos de su raza. En estos ejemplos, el perro más peligroso es Jack el Jack Russel. El menos peligroso será Rambo el Rottweiler, Jo el cocker será dominante, porque sus propietarios le han dejado ser dominante, porque no es un elemento de personalidad personal pero claramente un elemento relacional. Nadie es dominante o sometido solo.  Se es dominante o sometido más que en relación con los demás individuos de su grupo social.

Propongo a cada lector propietario de un perro identificar a su perro en cada uno de estos cinco ejes.
El mayor peligro no surge de un perro dominante, pero de un perro sin control, impulsivo, agresivo, temeroso o temerario, hiperactivo. Un perro dominante, no agresivo, no es desagradable para vivir. Un perro dominado, agresivo, impulsivo e hiperactivo es una verdadera plaga social. El perro temeroso no agresivo acabará  muy probablemente con ansiedad o sufrirá de depresión.

El perro ideal para la familia es un perro bien jerarquizado – ni dominante, ni sometido – bien controlado en todos sus actos, no agresivo – o medianamente agresivo para defenderse cuando es necesario – no es temerario no temeroso pero una justa dosis de valor para afrontar lo desconocido y las novedades, es activo sin exceso. ¿Pero existe un perro ideal?

Tratar los comportamientos de agresión
Una amenaza es ya una agresión.
Propongo diagnosticar y tratar las agresiones lo más rápidamente posible. Si esperamos la primera mordida fuerte, es muy a menudo demasiado tarde para tratar, porque el propietario ha perdido confianza.
Todos los perros agresivos podrían ser tratados, si dispondriamos de institutos ”psiquiátricos” adaptados, Pero es un sueño que no verá el día tan pronto. A partir de este momento, un perro no será tratado sino cuando su medio ambiente (físico y social) permita administrar su peligrosidad.

Los medicamentos sedativos (camisola química) son empleados excepcionalmente. Se prefieren medicamentos reguladores que permiten el aprendizaje.
Las terapias tales un reajuste de la jerarquía, una modificación de los modos de comunicación, desenbilizaciones, etc. Deberán ser propuestas en función de cada situación.
Conclusiones
El conocimiento científico no permite hasta este día afirmar que una raza es peligrosa y que un perro nace peligroso. Constituciones existen, ligadas a una tendencia impresa por influencias de la genética y el medio ambiente precoz y tardío. Esto vuelve más agresivo algunos perros que otros. Estos perros pueden ser tratados.

Reflexión sobre bases científicas
Dr Joël Dehasse, veterinario comportamentalista

Si te gustó el artículo Existen las Razas de Perros Agresivas y Peligrosas no dudes en compartirlo con tus amigos…

2 comentarios en Existen las Razas de Perros Agresivas y Peligrosas

  1. Es una pena lo de los «perros agresivos». Digo que es una pena porque los humanos somos los culpables. No sólo por cómo educan algunas personas a sus perros, sino también porque se han ido criando de esta forma, es decir, hemos potenciado esa agresión mediante la genética.

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*