April 20, 2019

Roedores como mascotas domésticas: jerbos y chinchillas

Foto de jerbos y chinchillas

Roedores como mascotas domésticas

jerbos y chinchillas

Las chinchillas son otro tipo de roedores, que cada vez tienen mayor popularidad como mascotas. Su origen es la hibridación en cautividad de dos subespecies de chinchilla, la de cola corta y la de cola larga, ambas originarias del sur de los Andes.

En general son animales afectivos con sus dueños, pero tienen un carácter independiente y un poco asustadizo. No les gusta sentirse apresados, aunque con el tiempo entran en confianza y se dejan acariciar por sus dueños. Se los debe soltar por lo menos media a una hora por día, siempre con vigilancia, para que descarguen un poco de energía. No obstante se debe tener cuidado con no dejarlos cerca de cables, muebles e incluso paredes, ya que les atrae morder todo lo que encuentran.

Antes de adquirir este tipo de mascotas es necesario consultar con el veterinario y no llevarla a la casa antes de los dos meses de vida porque es el tiempo del destete y si lo hace antes puede morir. Además es importante desparasitarlas y observar que no tengan diarreas. Otro factor a tener en cuenta en sus cuidados, es que no estén expuestas a temperaturas elevadas. Una temperatura mayor a 27 ° puede ocasionarles un golpe de calor;  por lo tanto en verano, debe colocarse botes de cristal con hielo dentro de sus jaulas o colocarlas en una habitación climatizada.

En una época las chinchillas eran muy buscadas por su pelaje, para la confección de prendas de piel. Esto llevó a una escasez de este tipo de roedor. La chinchilla doméstica es muy similar a los ejemplares que se utilizan para la comercialización.

Su nombre proviene de una tribu nativa americana, los Chinches y significaría “pequeño chinche” o “fuerte, silencioso y pequeño”. En cuanto a su alimentación, el heno es su principal componente. Nunca debe faltarles. La alfalfa se les administra cada 3 días, salvo a la hembras y a las que están amamantando; a ellas se les da a diario. También se les suele dar, verduras, frutas y frutas secas, pero en pequeñas cantidades.

Los jerbos o jerbillos son pequeños animales originarios de Asia, que es difícil de encontrar como mascotas. Hay una gran cantidad de subespecies, pero la más conocida es el jerbo común o mongol. En un comienzo se lo utilizó como animal de laboratorio, pero su sociabilidad y fácil cuidado, lo llevó rápidamente a las tiendas de mascotas. Son animales que a diferencia de otros roedores, tienen una gran resistencia al calor y a soportar la sed, ya que regulan la temperatura en condiciones extremas.

Son omnívoros aunque suelen alimentarse con raíces, plantas y semillas. Son muy sociables, viven en clanes y casi siempre desarrollan su vida de día. En cuanto al tamaño,  son un poco más grandes que los hámsters sirios y tienen una larga cola cubierta de pelo terminada en un pequeño mechón.  Actualmente existen más de  30 subespecies, aunque la más común es la agoutí o salvaje.

Su alimentación básica es un mix  de semillas, fibras y alfalfa, con poca o nula presencia de grasas. Se puede complementar con  frutas y verduras, siempre en poca cantidad.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*