July 19, 2019

El águila real: algunas características que hacen a su morfología

El águila real

El águila real

El águila real: algunas características que hacen a su morfología
En otras oportunidades se habló en el blog de Mascota Doméstica acerca de las águilas, y también de aquellas que se conocen como águila real. Bastará decir aquí, para recordar al menos de qué tipo de ave hablamos, que este tipo de águila es considerada como una de las especias de mayor tamaño, sino la más. A fin de compartir información acerca de la morfología del águila real es que desarrollaremos el presente texto, compartiendo aquellas características que la presentan como tal.
Pues bien, existen diferencias entre el águila real macho y su variante hembra respecto de su tamaño, aunque en ambas oportunidades estamos en presencia de aves de gran porte. La hembra, por caso, es aún más voluminosa que su par el macho, alcanzando medidas que van desde los 90 cm al metro de longitud y llegando a alcanzar un peso que va desde los 4 kg a los 6.5 kg. El macho, por su parte, no llega nunca a medir más de 90 cm y y su peso va desde los 3.8 a los 6 kg.
El pico, en ambos, es robusto y tiene forma de gancho, lo que se presenta como una particularidad morfológica propia de la especia y con la cual no cuentan otros tipos de aves. Las patas del águila, además, están emplumadas hasta la base de los dedos, parte del cuerpo que siempre se presenta en forma corta, gruesa y de color amarillo. Podremos visualizarnos entonces que posarse cerca de un águila se presenta como una experiencia maravillosa, dadas las atractivas características que hacen a la morfología del ave.  En cuanto a su pelaje, podemos sostener que la cola del ave es sensiblemente más clara que su cuerpo, portando siempre plumas tan largas como anchas, cada una de ellas con una pequeña mancha blanquecina que termina por colorear su torso en forma inigualable.
 

Las garras y el ojo del águila

El imaginario colectivo indica que el águila –y sobre todo el águila real- se presenta como un ave de imponentes garras, así como también de cautivantes ojos. Por tal situación, es que ambos tópicos merecen su propio apartado.
Las garras son extremadamente fuertes, largas también. En el macho, el largo del dedo posterior va de los  45.9 a 52.9 mm y  en la hembra de 49.8 a 63.4 mm. Los ojos del águila son castaños, cautivantes por caso, y en la mayoría de las oportunidades miran siempre hacia el frente.
Portadora de unas garras imponentes y al mismo tiempo, de una mirada penetrante, el águila real es por sus características morfológicas una de las aves más atractivas del mundo, sino la más.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*