October 21, 2019

Ave Capuchino Blanco del Japon

Ave Capuchino Blanco del Japon

Ave Capuchino Blanco del Japon

Capuchino Blanco del Japon: Lonchura striata doméstica

Familia: Estíldidos.

Orden: Paseriformes.

Clase: Aves

Descripción y origen: Conocidos vulgarmente como ‘Isabelas’, estos fuertes y dulces pajarillos de unos 10 a 11 cm. de longitud, son una especie ya doméstica de color totalmente blanco, pico corto y cónico de tonalidad beige, carne clara. Patas ligeras y rosadas de uñas claras y fuertes. Destacan los ojos de un negro azabache muy intenso que refulgen sobre el sedoso y níveo plumaje.

Tanto este pájaro como el capuchino manchado del Japón, proceden de la misma especie salvaje y se consideran como variedades dentro de la especie doméstica. La forma originaria, Capuchino del Japón, tiene un área de distribución muy amplia en Extremo Oriente, sur de Asia, India, China, Formosa etc. Su cría y adaptación a la cautividad comenzó, al parecer, en China, hace unos setecientos años.

Longevidad: Seis-ocho años, probablemente más, si no se desgasta en nidadas excesivas.

Alojamiento: Cualquier jaula amplia para pinzones exóticos pueden contener una pareja o varios jóvenes de esta especie. Lo ideal es una pajarera interior o habitación pajarera que pueden ocupar varias parejas sin excesivos problemas. Las dimensiones: 50 x 30 x 40 cm. son las mínimas para un par reproductor. Han de guardarse las medidas precautorias de la separación máxima entre barrotes no superior a 1 cm.

Alimentación: La dieta básica estará compuesta por una mezcla de pequeñas semillas de las que el 60 por 100 serán diferentes clases de mijo: francés, plateado, normal, etc. El resto, alpiste, negrillo, adormidera y cardo. Es muy conveniente dotarles de lechuga, zanahoria rallada y trocitos de manzana y pera, como comida verde y sobre todo semillas germinadas y pasta de huevo con bizcocho, mientras están criando. Esta pasta ha de ser retirada y desechada a las seis horas de ser servida, ya que puede fermentar, sobre todo en épocas calurosas, causando graves trastornos digestivos a nuestros pajarillos.

Carácter y comportamiento: De costumbres gregarias, este precioso pinzón exótico, puede vivir tranquilamente con otros de su especie. Su carácter pacífico, dulce y habituado a la cautividad a través de numerosísimas generaciones le convierte en ideal para el aficionado sin experiencia. Además de su interesante biología, su facilidad para la cría y su belleza propia, el capuchino blanco es insustituible como nodriza para criar los huevos de otras especies tímidas o dificiles, por lo que su popularidad como ave de jaula está plenamente justificada.

Cuidados diarios: Sólo requiere limpieza y tener siempre agua limpia y fresca. Deben prevenirse las corrientes de aire y los frios excesivos. También deben asegurarse unas condiciones mínimas que eviten la infección de parásitos externos, ácaros y ‘piojillos’.

Reproducción: Muy fácil, sólo requiere una amplitud adecuada en la jaula o pajarera y la colocación de cajas-nido, nidos de esparto ‘de bola’ y materiales como el pelote y los hilos de cáñamo o esparto. Las parejas suelen criar sin interrupción por lo que es muy conveniente separarlas durante el otoño para dejarlas descansar, al menos cuatro o cinco meses. Cada nidada consta, por término medio, de cuatro a seis huevos, que dan origen a los pequeños tras unos catorce días de incubación.

Enfermedades: Carecen de afecciones específicas si bien suelen presentarse con cierta frecuencia trastornos de la muda y desarreglos intestinales.

Ave Capuchino Blanco del Japon

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*