June 16, 2019

Alimentación del perro en verano

Alimentación del perro en verano

Alimentación del perro en verano

Por qué los perros comen menos en verano. Alimentación de las mascotas.
 

Cada estación del año cuenta con su particularidad respecto del clima que propone y por consiguiente, nos invita a modificar algunos hábitos en relación a nuestras actividades. Los perros también reconocen ese cambio en el clima y de la misma manera que los humanos, varían en sus quehaceres producto de esas modificaciones de temperatura. La alimentación es una de esas instancias en que los perros reconocen nuevos hábitos propios de la temporada estival y no escapa al entendimiento de nosotros que es en esa época del año en la que los animales disminuyen la cantidad de su ingesta. ¿Por qué ocurre esto? Entérate leyendo el siguiente texto.
Como dijéramos recién, el principal motivo por el cual el perro disminuye la cantidad de ingesta de comida en el verano se debe al aumento en la temperatura y al efecto que produce el calor en sus rutinas. Como ocurre con el organismo humano, a mayor nivel de calor se reconoce un menor interés por movilizarse, y esto en los perros se traduce en una menor necesidad de ingesta calórica para desarrollar sus –pocas- actividades diarias.
A diferencia de los seres humanos, el perro no puede optar por ingerir comidas más frescas ya que su alimento balanceado es siempre el mismo. Es muy común que los humanos ingieran en el verano copiosas ensaladas, variedad de frutas y todo tipo de alimentos más ligeros que terminan por disminuir la ingesta de calorías pero…¿qué hacer con el perro? Fíjate.
Una buena recomendación tiene que ver con el horario en que le sirves la comida a tu mascota, priorizando que sea en aquel momento donde el calor del día ha mermado. Procura servirle su plato por la noche o bien temprano en la mañana, así podrás ver como tu can se muestra predispuesto a ingerir una mayor cantidad de comida.
De igual manera, nunca deberás olvidar el agua de tu mascota canina, ese líquido es el que le propone una mayor hidratación y si bien esto es necesario durante todo el año, guarda mayor trascendencia en épocas de calor intenso. Si el perro es un animal especialmente activo, puede que en verano tenga las mismas ganas de moverse que durante el resto del año y ahí será indispensable que pueda hidratarse en función de su actividad.
Por lo dicho, si visualizas que el tarro de comida queda siempre a medio vaciar, no te alarmes. Tu perro come en temporada estival un 30 % menos de lo que ingiere en otras épocas del año.

Alimentación del perro en verano

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*