July 19, 2019

¿ Debemos dejar que los perros nos besen ?

Debemos dejar que los perros nos besen

¿ Debemos dejar que los perros nos besen ?

¿ Debemos dejar que los perros nos besen ? Artículos sobre perros.
 
Los dueños de mascotas, en especial de perros, suelen estar acostumbrados a los “besos” de sus caninos, es decir, a dejarlos que les laman la cara. Sin embargo, la Asociación Estadounidense de Medicina Veterinaria desaconseja este hábito por cuestiones de salud.
Esta asociación realizó un relevamiento que halló que en su país existen 163 millones de perros y gatos mascotas: 78 millones son perros y 85 millones son gatos. El 63% de esos dueños aseguraron considerar a sus animales como miembros de su familia. Esto implica compartir su comida con ellos, muchas veces compartir la cama y dejarse besar en la cara.
“Los perros pasan la mitad de su vida colocando la nariz en esquinas asquerosas u oliendo las heces de otros perros así que sus hocicos están llenos de bacteria, virus y gérmenes de todo tipo”, señala categórico en un artículo John Oxford, profesor emérito de virología y bacteriología de la Universidad Queen Mary de Londres, texto retomado por la Asociación Estadounidense de Medicina Veterinaria rescata ahora.
Pero además, la saliva canina es un vector de enfermedades. Cabe señalar, no obstante, que la mayoría de las enfermedades infecciosas que afectan a los perros y gatos no afectan a los humanos, y viceversa. Pero en algunos casos, esto sí sucede. Entre las más habituales bacterias zoonóticas (que pueden infectar a ambas especies) están la salmonella, clostridium, E. coli y campylobacter. Esta última puede causar diarrea y gastroenteritis, que en Reino Unido es la causa más común de envenenamiento alimentario. Se estima que casi la mitad de los perros mascotas tienen una infección de campilobacteriosis, muchos de ellos sin presentar síntomas. Un perro infectado con salmonellosis o campilobacteriosis puede transmitir la bacteria a su dueño por contacto de saliva o las heces.
“Los humanos pueden contraer esta enfermedad si no ponen en práctica una higiene apropiada después de estar en contacto con un animal infectado”, señala Oxford.
Los perros y gatos también pueden transmitir infecciones fúngicas, como la dermatofitosis, aunque esta no se transmite por la saliva sino al tocar una superficie que ha estado en contacto con la infección.
Algunos parásitos pueden pasar también al ser humano como el ascaris, cuando un humano accidentalmente se traga los huevos de este gusano.
Otras investigaciones como una desarrollada en Francia entre 2001 y 2011 encontró que 42 niños menores de 4 años resultaron infectados con la bacteria Pasteurella multocida, que se encuentra de forma natural en la saliva de animales. Casi la mitad de los niños estudiados eran bebés recién nacidos y la mayoría de estos resultaron infectados como resultado de perros o gatos que los habían lamido. Por ello, la recomendación de evitar este tipo de contacto con las mascotas es todavía más fuerte en el caso de bebés y niños pequeños, como también en personas que por su condición de salud, se encuentren inmunodeprimidas.
A pesar de ello, cabe aclarar que “si nuestras mascotas están bien cuidadas, con sus vacunas y tratamientos antiparasitarios al día”, la transmisión de estas enfermedades de mascotas a humanos “hoy día prácticamente son residuales en ambientes urbanos”.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*