August 16, 2019

Como Cuidar a tu Mascota en un Viaje

Como Cuidar a tu Mascota en un Viaje

Como Cuidar a tu Mascota en un Viaje

Viajando con Mascotas

Los animales domésticos le pueden agregar aventura a su viaje de muchas formas. Los mismos ayudan a iniciar una conversación, ya que puede encontrar amantes de los animales en todas partes! Tenga presente, sin embargo, que a cambio de compañerismo y diversión, su animal doméstico requerirá mucho de su tiempo. Mientras que el cenar sin prisa, pasando las horas tranquilamente generalmente se le hará mas complicado cuando su animal doméstico esté con usted, usted puede gozar de una comida campestre en un parque o una parrillada al aire libre. En vez de compras usted puede realizar una caminata en la ciudad o una excursión.

Es importante considerar si su mascota gozará del viaje. Mientras que la mayoría de los animales domésticos tienen una capacidad notable para adaptarse a las nuevas situaciones, los que no, se tensionan altamente y en algunos casos inclusive se enferman si éste puede ser el caso con su animal doméstico, le sugerimos dejarlo con un cuidador o en una buena perrera.
La preparación es el clave del éxito al viajar con su mascota. Como cuando planee cualquier recorrido, cuanto mejor anticipe las caracteristas del viaje, menos problemas tendrá. Esto incluye el entrenamiento de su animal doméstico para el viaje y confirmar la clase de alojamiento que requerirá su mascota. Compruebe los honorarios y restricciones de cada alojamiento con minuciosidad.

Las comodidades tienen a menudo restricciones en el tamaño y la edad de animales (los perros a menudo no son aceptados). Esté preparado para dejar un depósito (generalmente reembolsable) en caso de que su animal produzca daños en el alojamiento.
Intente obtener una confirmación por telefax antes de su salida. Por lo menos, tome abajo el nombre y el cargo de una persona de contacto para cada uno de sus alojamientos. No es frecuente que las políticas de alojamiento cambien en el corto plazo, pero apenas basta con un visitante irresponsable con su animal doméstico para convencer a un encargado que los animales no son dignos de alojar.

TRASLADO DE LA MASCOTA
Una mascota bien enseñada es el componente más importante de una experiencia agradable en el viaje. Los gatos y perros deben poder adaptarse a la gente y relajarse tranquilamente durante el recorrido. Deben poder adaptarse además a diversas situaciones. Para estar sueltos deben también estar entrenados o deberá transportarlos en gabinetes especiales. Los perros deben saber venir a usted cuando se los llama (los gatos pueden aprender esto también!). Cubra los siguientes puntos al entrenar a su animal doméstico.
Saludo a la gente
Comience por enseñar a su animal a diferenciar los casos en que debe actuar como guardián y cuando no. Haga que se acostumbre a relacionarse con las personas caminando por la ciudad: en la zona comercial de compras local, en el parque y en las calles. Usted debe también enseñarle a sentarse para saludar a gente.
Acostarse y relajarse
Su perro debe acostarse y relajarse en cualquier lugar, a la sola indicación de su dueño. Comience en su ambiente familiar, enseñándole tranquilamente que cuando Ud. diga "abajo" significa que se siente o acueste y se relaje hasta que usted le indique lo contrario. Cuando su perro lo aprenda a hacer en su hogar, entonces puede comenzar a hacerlo en las caminatas fuera de la casa.
Acostumbrarlo al cajón portador
El cajón portador permite que usted pueda relajarse mientras que su mascota se encuentra en un sitio seguro. También permite que su animal doméstico se relaje en un lugar familiar. El primer paso es enseñar a su animal doméstico a reconocer e incluso a gozar del tiempo que pase en su portador. Para comenzar, coloque el portador cerca del lugar en que su mascota se alimenta y/o descansa. Deje que lo investigue por sus propios medios. Ponga un pedazo de la comida de su animal dentro del cajón y cierre la puerta con él fuera del cajón. Cuando él muestre un interés fuerte en el alimento, abra la puerta y déjelo entrar a conseguirla. Aumente lentamente el tiempo que su animal pasa en el cajón, a partir de algunos segundos a algunos minutos. Cerciórese de que cada encuentro sea agradable y nunca que utilice el portador para castigar a su animal doméstico.

Hay tres consideraciones principales a tener presente al elegir un portador: tamaño, calidad y comodidad. El portador debe ser lo suficientemente grande como para que su animal esté parado, pueda darse vuelta y acostarse dentro. No elija uno que tenga demasiado sitio adicional: Los animales pueden dañarse en un portador que sea demasiado grande. Hay diversas marcas de portadores en el mercado. Hay portadores que pueden ser utilizados para viajes aéreos y en el coche y ofrecer el mejor seguridad debido a su durabilidad. Para la mayoría de los animales usted deberá rellenar el portador con periódico destrozado para que la mascota pueda hacer sus necesidades. Sin embargo, si usted utiliza el cajón en su casa para que su mascota duerma, debe evitar que se acostumbre a hacer sus necesidades en él. Así pues, hasta que se acostumbre, mantenga el suelo del portador descubierto

Relajación con música
En su hogar, ponga una cinta con música cada vez que usted alimenta, acaricia suavemente o da masajes a su animal. El comenzará a asociar esta cinta a experiencias positivas y tranquilas. Entonces usted puede llevar la cinta con usted en sus viajes para ayudar a calmar a su animal doméstico.

Caminado a su lado
Su perro debe ser capaz de caminar tranquilamente a su lado, aún en áreas colmadas de gente. Si planea viajar con su gato, es una buena idea colocarle un arnés y una correa. Puede enseñarle a su gato a soportar el arnés acostumbrándolo de a poco a él. Para comenzar, póngaselo por períodos cortos de tiempo. Cada vez que se lo ponga dele algo de comida.

Respondiendo a la llamada
Asegúrese de que su perro vendrá cuando lo llame. Es peligroso tener un perro que no responda cuando está en la casa, pero mucho peor lo es cuando se encuentra en un ambiente que no le es familiar. Comience a enseñarle a venir a Ud. cuando le llama, teniéndolo con una correa en un lugar sin muchas distracciones. Llámelo hacia Ud. Cuando llegue trátelo bien y juegue con él. Cuando él responda bien en el hogar, comience a entrenarlo en nuevas áreas, pero siempre manteniéndolo con una correa. Con su buen trato, su perro aprenderá que será agradable acercarse a Ud. cuando le llame. Esto significa que Ud. no debe llamar a su perro cuando le vaya a hacer algo que a él no le guste, como por ejemplo darle un baño. En estos casos no lo llame, vaya y búsquelo.

Las heces
Entrenando a su animal para que pueda hacer sus necesidades, tanto fuera de la casa, como sobre un papel dentro de ella, hará que llevarlo en un viaje sea mucho más fácil. Con un perro pequeño que hace sobre un papel, el solo acto de poner el papel es suficiente para que él lo realice allí arriba. Pero los perros grandes que están acostumbrados a ir fuera de la casa a hacer sus necesidades, deben tener un tiempo de adaptación antes. Para ello cambie las cosas a su alrededor: Cuando saque a su perro, espere a que él haga sus necesidades. Cuando comience a caminar, diga algo como "vamos" en un tono feliz y prémielo con caricias o juegos. De esta forma él aprenderá a hacer sus necesidades inmediatamente y a ver la caminata como un premio. Este entrenamiento puede ser tedioso la primera o segunda semana, pero el esfuerzo valdrá la pena cuando Ud. se encuentre de viaje o cuando deba sacarlo en una noche lluviosa.

Socializando
Saque a su mascota al mundo y déjela acostumbrarse a las nuevas vistas, sonidos y personas. Haga que se acostumbre a la gente de su hogar, luego llévelo a caminar por la ciudad.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*