October 22, 2019

Enseñando al conejo a utilizar una bandeja sanitaria

Enseñando al conejo a utilizar una bandeja sanitaria

Enseñando al conejo a utilizar una bandeja sanitaria

Al igual que a un perro, un gato o cualquier mascota domestica, el conejo puede ser entrenado para que haga sus necesidades siempre en el mismo lugar, facilitándole así a su dueño la tarea de mantener su hábitat limpio.

Enseñarle este hábito a nuestro conejo es muy simple y puede llevar desde un día a un par de semanas. Los elementos que necesitaremos son:

* Una bandeja plástica (igual o parecida a las que se utilizan para gatos)

* Colchón sanitario (marlo o estilo “Pellcat”)

* Heno (heno de pasto, de avena, de alfalfa, trigo, trébol, etc.)

* Papel de diario

La bandeja debe ser lo suficientemente grande para que quepa nuestro conejo cómodamente, y podemos tomar como referencia la medida de una hoja de diario para elegir su tamaño. Una vez que tenemos la bandeja debemos cubrir el fondo con un par de hojas de periódico para que absorban la orina. Más tarde debemos tener la precaución de que el conejo no se las coma, ya que la tinta puede hacerle daño. Si notamos esta conducta, podemos evitar el uso de este elemento y colocar directamente el material sanitario.

No es necesario colocar mucho del colchón sanitario, solo cubrir la superficie.  El mas recomendable es el marlo, o las “piedritas” de madera estilo Pellcat (se comercializa en Argentina; puede variar según el lugar o haber otras marcas similares).  Las piedras clásicas que se utilizan para los gatos no son lo más recomendables por no ser tan absorbentes. El marlo o las piedritas de madera son mucho más absorbentes y pueden cambiarse cada tres días en vez de diariamente. Es recomendable también evitar el uso de aserrín o materiales que puedan contener polvillo y astillas, los cuales generan complicaciones respiratorias en el animal.

Finalmente, sobre la cama sanitaria podemos colocar un poco de heno esparcido en un rincón, para hacer totalmente llamativo el nuevo “baño”. Los conejos tienen el hábito de comer mientras realizan sus necesidades, por más que nos parezca inusual, y tener heno que masticar a su alcance hará que la bandeja se vea más llamativa y cómoda para que comience a utilizarla.

Muchas veterinarias no se especializan en animales exóticos como el conejo y tal vez se nos dificulte conseguir heno en alguna instancia. Podemos prescindir de el para el entrenamiento, pero conviene tenerlo en cuenta para el futuro, ya que es de suma importancia debido a su alto contenido en fibra, y debe formar parte de su nutrición diaria. El más común y fácil de conseguir es el heno de alfalfa, que puede venir en ramas o en cubos. Recordar siempre que no es recomendable darles solamente “conejina” a nuestras macotas si queremos que su alimentación sea óptima. La dieta debe incluir mucha fibra, de vegetales y de heno.

Ahora sí, ¿dónde colocar la caja? Si ya somos dueños de un conejo habremos notado que el ya ha elegido un rincón predilecto donde siempre hace sus necesidades. Esto se debe a que son animales que disfrutan de mantenerse a sí mismos y su ambiente aseados, y también les gusta tener cada cosa en su lugar. Es allí, en el espacio que él o ella ya eligió, que deberemos poner la caja sanitaria.

Lo que podemos hacer para asegurarnos de que nuestro pequeño amigo entienda la idea es colocar dentro de su caja un poco de sus deposiciones anteriores y e impregnar las hojas de diarios con su orina, para que su propio aroma lo oriente. Luego solo queda observar su comportamiento, y ayudarlo en el proceso. Es recomendable comenzar esta tarea cuando dispongamos de suficiente tiempo para poder vigilarlo y orientarlo, así el proceso será más rápido y efectivo.

Si vemos que su conducta es adecuada y está usando la bandeja, es buena idea el incentivarlo con palabras de aliento y un buen tono de voz. Tal vez también darle su comida favorita. No debemos nunca gritarle o reprenderlo físicamente, ya que el conejo es un animal de presa, y no comprenderá lo que pasa ni responderá a nosotros de esa manera (del modo que tal vez entendería un perro). Solo se asustará y el resultado será contraproducente.

El aprendizaje llegará con tiempo y persistencia, y hasta quizás gradualmente. Por ejemplo, es posible que en primera instancia nuestro conejo comprenda que debe orinar allí, pero probablemente continuará dejando bolitas de excremento fuera de la caja por un tiempo. En ese caso debemos recoger sus deposiciones y colocarlas en la bandeja, hasta que el animal aprenda el hábito.

Como dijimos, dependiendo de nuestra mascota, el tiempo de entrenamiento puede durar unos días o unas semanas, pero el éxito ha sido comprobado en miles de casos, así que no debemos rendirnos si no vemos resultados inmediatamente.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*