June 26, 2019

Ojos Rojos en Perros Basset Hound

Qué hago si mi perro presenta depresión

Ojos Rojos en Perros Basset Hound

Ojos rojos en el perro: causas, diagnóstico y tratamiento 

La presencia de enrojecimiento ocular en perros es un signo inespecífico de inflamación o infección. Es observable en caso de patologías de párpados externos, tercer párpado, conjuntiva, córnea y esclerótica.

El enrojecimiento también puede ocurrir en el caso de inflamación de las estructuras internas del ojo, glaucoma (presión intraocular elevada) o algunas enfermedades que afectan la órbita (cavidad ocular). Dependiendo de la causa del problema, el enrojecimiento puede afectar uno o ambos ojos.

Además, los ojos pueden ponerse rojos cuando los vasos sanguíneos de la conjuntiva, la esclerótica o la córnea se ven afectados por la ampliación o se vuelven más numerosos.

Es importante distinguir si la dilatación de los vasos sanguíneos, que causa el enrojecimiento de los ojos, representa una inflamación superficial o interna. La inflamación de la superficie a menudo ocurre en caso de irritación o infección de la superficie ocular. La inflamación interna es inherentemente más grave, ya que involucra las estructuras más profundas presentes en el ojo. Una inflamación profunda se asocia con mayor frecuencia a enfermedades que pueden dañar la vista del perro.

Señales a tener en cuenta con perro

-Enrojecimiento del ojo o estructuras que rodean el ojo

-El perro tiende a entrecerrar los ojos, apretar o mantener los ojos cerrados

-El perro frota o pasa la pata en el ojo afectado

-Posible disminución de la visión o ceguera

-Posible opacificación del ojo

-Irritación o secreción ocular

-Posibles signos sistémicos (en caso de que el enrojecimiento esté asociado con una enfermedad)

Las causas de enrojecimiento ocular en perros pueden incluir:

La conjuntivitis: La conjuntivitis es una de las causas más comunes de enrojecimiento ocular en perros. Puede surgir si el ojo está expuesto a irritantes ambientales (polvo, humo, detergentes y productos químicos), se ve afectado por la sequedad o si los párpados no protegen adecuadamente el ojo. La conjuntivitis también puede surgir en el caso de alergias, enfermedades de la piel y otras enfermedades oculares, como deformidades de los párpados y enfermedades del tercer párpado.

La blefaritis: La blefaritis es una inflamación de los párpados. Puede ser parte de una inflamación más extensa de la piel o solo afectar los párpados. Las causas son múltiples e incluyen alergias, infecciones bacterianas, fúngicas o parasitarias y algunas enfermedades del sistema inmune. La blefaritis, en general, también causa inflamación de la conjuntiva adyacente.

Enfermedades inflamatorias del tercer párpado , como la protrusión del tercer párpado.

Queratitis: Es una inflamación de la córnea. En presencia de queratitis, los vasos sanguíneos de la conjuntiva y la esclerótica pueden agrandarse y migrar desde estos tejidos hacia la córnea. La queratitis puede ir acompañada de ulceración u opacificación de la córnea.

Uveítis anterior: Se refiere a la inflamación de la capa vascular interna del ojo, incluido el iris y las estructuras relacionadas. Es una enfermedad seria y potencialmente peligrosa para la vista del perro. La uveítis puede indicar la presencia de un trastorno sistémico que afecta a otros órganos internos del cuerpo del animal.

El glaucoma: Esto es un aumento en la presión intraocular. El glaucoma se diagnostica midiendo la presión interna del ojo por medio de un instrumento especial, conocido como tonómetro. A veces, el glaucoma es una enfermedad dolorosa y también puede estar asociada con la uveítis anterior.

El enrojecimiento ocular también puede ser causado por infecciones, inflamaciones y tumores del ojo, la cavidad nasal o facial.

Diangnóstico 

El veterinario llevará a cabo pruebas de diagnóstico para determinar la causa subyacente del enrojecimiento ocular y formular un plan de tratamiento posterior.

La historia clínica y el examen físico serán útiles para el veterinario para determinar si el problema afecta solo el ojo (o ambos ojos) o si hay otros cambios en el animal.

Para determinar el origen del enrojecimiento y si este último también incluye la inflamación de las estructuras internas o externas del ojo, se requiere un examen oftálmico completo . El veterinario eventualmente puede dirigir al propietario a un oftalmólogo veterinario para una evaluación adicional mediante el uso de instrumentos más sofisticados. Durante el examen ocular, se pueden realizar las siguientes pruebas:

-Prueba de Schirmer para medir la producción de lágrimas

-Coloración de la córnea con fluoresceína para detectar úlceras

-Tonometría para medir la presión intraocular

-Examen de la parte interna del ojo con aumento

-Raspado de tejidos inflamados (como la conjuntiva y la córnea) para estudios citológicos con el fin de determinar el tipo de inflamación presente

-Examen de raspados recogidos de los párpados para la búsqueda de parásitos

-Presentación de muestras para cultivos bacterianos y otros agentes

-Biopsia de las masas que rodean el ojo

En el caso de que se sospeche la presencia de uveítis o si el perro se enferma, se realizarán más pruebas para identificar enfermedades sistémicas, que incluyen:

-Hemograma completo

-Perfil bioquímico

-Pruebas serológicas para enfermedades transmitidas por garrapatas, infecciones fúngicas sistémicas y toxoplasmosis

-Radiografías torácicas y abdominales

Tratamiento

Para la formulación de un tratamiento específico es necesario llegar a un diagnóstico definitivo. Las opciones de tratamiento pueden incluir:

Aplicación de un collar isabelino para proteger el ojo. inflamación de los ojos puede ser irritante y el perro, en un intento de aliviar el malestar, puede frotar el ojo con sus patas o contra los muebles y el piso. Sin embargo, esto puede causar daños graves a los ojos.

Los agentes infecciosos pueden ser la causa de la conjuntivitis o agravar la inflamación ocular. Por lo tanto, el veterinario puede recetar un antibiótico tópico para tratar o prevenir la infección.

Para reducir la sensación de sequedad asociada con algunos tipos de inflamación de la superficie ocular o para tratar una posible deficiencia lagrimal, el veterinario puede recetar gotas para los ojos o ungüentos lubricantes.

Numerosas preparaciones antiinflamatorias para uso tópico se pueden usar para reducir la inflamación ocular. Es importante señalar que estos tratamientos, aunque pueden mejorar la apariencia del ojo, son inespecíficos y no reemplazan el tratamiento de la causa desencadenante. También pueden agravar una condición preexistente o provocar otras complicaciones. Solo se deben establecer siguiendo el consejo del veterinario.

Los corticosteroides tópicos son la clase de agentes antiinflamatorios más comúnmente utilizados para formas no infecciosas de conjuntivitis, queratitis y uveítis anterior.

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) son una segunda clase de medicamentos antiinflamatorios y, en ocasiones, pueden usarse en presencia de ciertas infecciones.

Es posible probar los antihistamínicos para uso tópico para controlar la inflamación asociada con las alergias, pero a menudo contienen otros productos (agentes vasoconstrictores) que pueden irritar al perro.

Ocasionalmente, los medicamentos antiinflamatorios sistémicos se usan en combinación con medicamentos tópicos. Estos incluyen antihistamínicos para el tratamiento de afecciones alérgicas, AINE orales para aliviar el dolor y la inflamación dentro del ojo y corticosteroides orales. El uso de estos productos depende de la causa subyacente del enrojecimiento ocular. Es importante señalar que los corticosteroides sistémicos no deben usarse si la causa del enrojecimiento se debe a enfermedades infecciosas, como enfermedades transmitidas por garrapatas o infecciones fúngicas.

En caso de que los tejidos se vean afectados por la hinchazón, se pueden aplicar compresas húmedas y tibias.

Dependiendo de la causa subyacente, se pueden administrar otros tratamientos.

Que hacer en casa

Administre los medicamentos prescritos al perro de acuerdo con las modalidades sugeridas por el veterinario e infórmele si hay dificultades para seguir el tratamiento recomendado.

Asegúrese de que el perro no tenga forma de frotarse el ojo para evitar lesiones más serias. Si se proporciona un collar isabelino, asegúrese de que el perro siempre lo use.

Observa cuidadosamente el ojo del perro. Los signos que pueden indicar una agravación de la afección incluyen enrojecimiento más marcado, aumento o alteración de la secreción ocular, dolor o pérdida de la visión. La ceguera monocular puede no ser evidente, ya que el perro aún puede comportarse normalmente cuando estar interesado es un ojo único.

Cómo cuidar las orejas del Basset Hound

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*