September 10, 2019

Información Sobre la Raza Dogo Canario

Información Sobre la Raza Dogo Canario

Información Sobre la Raza Dogo Canario

EL DOGO CANARIO

El Dogo Canario, conforme el estándar de la raza, está especialmente dotado para la guarda y para el manejo y brega con el ganado vacuno.
Estas funciones las realiza el perro por su condición de moloso de presa y para las que posee una natural disposición, ya geneticamente.

Los perros molosos comprenden dos tipos: el tipo montaña, como el Mastín Español y el San Bernardo, y el tipo dogo, como el Dogo Canario, el Dogo de Burdeos, el Dogo Italiano (Mastín Napolitano), el Dogo Inglés (Mastiff Inglés), el Dogo Mallorquín (Ca de Bou) o el Dogo Argentino.

Los molosos desarrollan una morfología que conforma a los perros de presa, ya sean de un tipo o de otro. Los molosos de montaña alcanzan tallas colosales y poseen gran estructura ósea y muscular. Aparte de coraje y sentido territorial están dotados de gran resistencia física, lo que les permite soportar largas marchas y jornadas agotadoras.
Los molosos tipo dogo tienen una construcción cercana al suelo, con cuerpos anchos y macizos, lo que les confiere gran estabilidad. La cabeza es ancha y corta, con músculos masticadores muy desarrollados y hocicos de ancha distancia transversal.
Su fisonomía está en función de LA PRESA , que ha sido el fin pretendido por la manipulación humana y su propia evolución genética.

La facilidad para apresar y reducir con la fuerza de sus mandíbulas ha sido y es la función esencial del dogo. La forma de su cabeza revestida de una musculatura potente y la disposición de sus maxilares, el superior como punto de apoyo y el inferior que a modo de cepo inmoviliza al sujeto, favorecido normalmente por la crispación y rigidez muscular cuando el perro está en acción, hace que la presa del dogo sea segura y muy contundente.
Si a la destreza para hacer presa le añadimos un cuerpo en consonancia, es decir, sólido, compacto y fuertemente musculado, tendremos un atleta perfectamente cualificado para el trabajo de guardería, que exige poco movimiento, pero reacciones rápidas y resolutivas.
De lo dicho se deduce que nuestro perro de presa posee una morfología idónea para la labor de guardería, pues reúne todas las características propias de un DOGO y por tanto, como perro de presa puede dar la talla del AUTENTICO PERRO GUARDIAN, mérito que exige no pocas cualidades, o sea:
• Desconfianza hacia los exraños
• Contundente y rápida respuesta frente a cualquier amenaza al dueño o sus pertenencias.
• Coraje y valentía para soportar amenazas o agresiones.
• Capacidad de mordida para resolver situaciones límites.

Al respecto, en un artículo publicado en la revista Diana, en mayo de 1947, el creador del Dogo Argentino don Antonio Nores Martínez dice: La cualidad del valor es indispensable en el perro de guarda. Hay la creencia de que el perro guardián es el que ladra o es capaz de morder a un desconocido. Con ese concepto, los perros de todas las razas son buenos guardianes. Pero a mi juicio, el perro de guardia debe ser algo mas que todo eso; debe ser capaz de hacerse matar haciendo presa en defensa de su amo o de su casa. De nada vale como guardián el perro que ataca a un intruso si al primer garrotazo o a la primera herida de puñal, abandona la presa a los gritos. Tal animal no presenta ninguna seguridad para su dueño, ni merece, en mi concepto, el honroso nombre de perro guardián.

Genéticamente el Dogo Canario nace con unas pautas de comportamiento que le facilitan el aprendizaje y le pueden convertir en el perro de presa que buscamos, es decir, un animal vigilante, territorial, fiel defensor de lo que está a su cuidado y en posesión del temperamento que caracteriza al auténtico perro de guardería.
Sin embargo, la dicha herencia de cualidades que se irá enriqueciendo a medida que el perro crece en un entorno y con el trato adecuados, puede verse truncada por carencia de esos medios, o sea, espacios inapropiados, encierros, encadenamientos, gritos y golpes por parte del dueño etc., que conformaran un animal receloso, tímido, humillado y de reacciones imprevisibles o de total indiferencia, incapaz de reaccionar.

Ambos casos son habituales y lo lógico es que utilicemos para la reproducción el perro equilibrado y con carácter, pero desgraciadamente esto no es siempre así, pues también se utilizan para la cría los ejemplares humillados e imprevisibles.
Esta situación nos lleva una vez mas a afirmar que el Dogo Canario es un perro de trabajo y que solo deben ser utilizados para la cría los ejemplares que tras determinadas pruebas nos demuestren equilibrio psíquico y carácter suficiente.

El Dogo Canario posee un talante serio y disuasorio por lo que consideramos innecesario y hasta perjudicial que sea educado en ataque, pero en cambio si deberá adquirir seguridad, para lo cual tendremos que ayudarlo.
Las normas básicas de obediencia se las debe enseñar el dueño.Si comenzamos de cachorro el perro pronto aprenderá a marchar a la correa, a mantenerse junto, a sentarse y a echarse, o sea, las conocidas voces de fuss, sitz y platz, con lo cual modelamos su temperamento.

Es comprensible que las pruebas de aptitud, que serian la base para un futuro Certificado para la cría, no sean vistas con agrado al principio, pues la raza no cuenta con precedentes al respecto, pero el Club Español del Dogo Canario deberá asumirlas y exigirlas, pues los beneficios que su práctica aporta a la raza son indiscutibles.

Las dichas pruebas serian una primera aproximación a la consolidación del carácter del Dogo Canario, las cuáles podrán ampliarse en el futuro a la vista de los resultados.
Las pruebas que serían obligatorias para todo perro adulto, podrían ser las siguientes:
lª.Aptitud ante un extraño. El perro junto al guía a la trailla.
El guía será saludado por un extraño que estrechará su mano. El perro no se mostrará amenazante ni temeroso.
2ª. Reacción al ruido. El perro sentado-junto a la trailla.
A una distancia prudencial se realiza un disparo o varios. Se pude optar por cualquier tipo de ruido. El perro permanecerá sentado, sin el amparo del guía, lo que demostrará su estabilidad emocional.
3ª. Reacción en el paseo. El perro junto a la trailla.
Se paseará entre varias personas que marchan en distintas direcciones. El perro no se mostrará amenazante ni tímido.
4ª. Aptitud temperamental. El perro en solitario sujeto en un punto. El guía lo sujeta y se aleja a una cierta distancia.

Un extraño en actitud amenazante se acercará al perro, el cuál se mostrará atento y amenazante, sin perder de vista al sujeto.
En principio, estas pruebas pueden ser suficientes, sin detrimento que en el futuro puedan ser mas rigurosas, pero rebasarlas demostrará que nuestro perro síquicamente está equilibrado y que su carácter responde al exigido a la raza.
Por supuesto, habrá que establecer un sistema de puntuación, conforme la cual el perro será calificado de excelente, muy bueno, suficiente o insuficiente, si bien podrá adoptarse este u otro sistema.

El sencillo test que hemos expuesto pude ser la base para la creación de una serie de pruebas que permitan desarrollar a nuestro perro de presa las cualidades que antes hemos enumerado que sin duda lo acreditarán como el “auténtico perro guardián”, o sea, un buen Dogo Canario.

Manuel Martín Bèthencourt

Si te gustó el artículo Información Sobre la Raza Dogo Canario no dudes en compartirlo con tus amigos…

1 comentario en Información Sobre la Raza Dogo Canario

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*