July 19, 2019

El Mastín Inglés es un perro de potentes mandí­bulas

El Mastín Inglés es un perro de potentes mandí­bulas

MASTIN

Nombre: Canis familiaris

Familia: Cánidos

Orden: Carní­voros

Clase: Mamí­feros

Descripción y Origen: De aspecto noble y fiero, el mastí­n inglés es un perro magní­fico cuya talla oscila entre 70 y 80 cm de altura a la cruz. La cabeza tiene cráneo de buena anchura entre las orejas, plano, con piel espesa que forma pliegues caracterí­sticos. El hocico es corto, poderoso, con trufa amplia y desarrollada; los labios, grandes, ligeramente colgantes, cubren una dentadura impresionante, encajada
en potentes mandí­bulas. El stop evidente, pero no violento, configura una testa de expresión inteligente no exenta de fuerza. Los ojos, situados bastante separados, son de pequeño tamaño y color pardo oscuro; las orejas, de nacimiento alto, triangulares, muy suaves, cuelgan planas a los lados de la cabeza, terminando en punta redondeada.

El cuello, muy ancho y musculoso, se une al tronco de tórax ancho, profundo, con costillas arqueadas; el perí­metro torácico debe ser una tercera parte más largo que la alzada. Dorso potente, con lomos anchos y suavemente arqueados con costados profundos, completan el aspecto macizo del perro. Las extremidades anteriores, de hombros oblicuos y pesados, son rectas, de amplia osamenta con codos pegados al cuerpo y tendones marcados, mientras que el par posterior es de constitución poderosa, con muslos anchos y apretados, metatarsos sólidos ligeramente arqueados y muy bien asentados.

Los pies son anchos, con dedos curvados y fuertes. La cola, de inserción alta, es ancha en la base, afinándose en el extremo que puede llegar hasta el corvejón. La capa tiene pelo corto y liso, presentando color leonado en diferentes tonalidades, desde albaricoque hasta tostado oscuro más o menos grisáceo con máscara negra.
Procedente de los mí­ticos molosos tibetanos, fue, al parecer, introducido en las islas británicas por los comerciantes fenicios, donde se desarrolla y perfecciona hasta suavizar, durante los
últimos años, su agresivo carácter sin hacerle perder la bravura.

Longevidad: Alrededor de doce años.

Alojamiento: Ideal para una casa con jardí­n o vivienda unifamilar dotada de un terreno de parque o espacio abierto, su impresionante mole y aptitudes para la guarderí­a no le hacen apto para vivir en un reducido piso de ciudad.

Alimentación: Se corresponde con la magnitud y cualidades de la raza, debiendo basarse en carne magra, pienso compuesto, arroz, verduras, pan duro y huesos macizos de vacuno que pongan a prueba y entrenen sus asombrosas mandí­bulas.

Carácter y comportamiento: Feroz e implacable guardián, se muestra dócil, adiestrable y equilibrado con los integrantes del cí­rculo familiar de sus amos. Mal tratado o con cuidadores negligentes, puede convertirse en una
fiera peligrosa.

Cuidados: Cepillado de la capa con guante especial, así­ como limpieza del oí­do y pliegues internos de las orejas. Periódicamente se vigilará el estado de la dentadura.

Reproducción: Debe atenerse a las más estrictas normas selectivas de los ejemplares destinados a la procreación haciendo especial hincapié en el equilibrio del temperamento sin descuidar los caracteres
externos.

Enfermedades: Suelen presentarse deficiencias de crecimiento respecto a la calcificación justa que pueden provocar lesiones musculares o hepáticas y renales por defecto o por exceso. Los adultos de más de
seis o siete años parecen propender a ciertas afecciones hepáticas.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*