June 13, 2019

Qué Mascota Regalar en Navidad – Consejos

Qué Mascota Regalar en Navidad

Qué Mascota Regalar en Navidad

¿ESTÁS PENSANDO EN REGALAR UN CACHORRO?

CONSEJOS  A LA HORA DE REGALAR UNA MASCOTA  PARA LA NAVIDAD

¿lo has pensado bien? ¿Tienes paciencia, espacio, tiempo y dinero suficientes para aguantar lo que te viene encima? Ten en cuenta que se trata de un ser vivo que tiene necesidades físicas y emocionales constantes, especialmente si es un perro; ¡no puedes desconectarlo o quitarle las pilas cuando te interese y aparcarlo por ahí!

Consejo nº 1: Piénsalo bien; tener un perro o un gato es una gran responsabilidad. No debe ser un regalo de cumpleaños o por navidad.
Puedes hablar con amigos o familiares que tengan o hayan tenido mascotas de este tipo. Te podrán dar consejos y te explicarán detalles que a lo mejor desconoces. Tú mismo/a deberías observar cómo se desarrolla la convivencia de alguno de estos animalitos en el seno de una familia. Incluso podrías pedirles que te dejen pasear y jugar durante un rato con alguno de estos animales, o  si es posible que te lo dejen un día, o mejor una semana, y llévatelo a casa como si fuera tuyo a ver que tal te las arreglas. Seguro que además le podrás hacer un favor a alguien que se vaya de viaje y no tenga dónde dejar su mascota.

También puedes acoger a uno de alguna protectora; es lo que se denomina acogida temporal. Si después de un tiempo no quieres seguir con él lo devuelves, o bien te lo quedas para siempre, si es tu deseo. ¡Y te garantizo que protectoras y animales por acoger hay la tira!

Considera también que un niño, sobre todo si es  pequeño, no se comportará de la misma forma con ellos que un adulto;  el niño no distinguirá entre un ser vivo peludo y un peluche, y ya sabes… ¡Nunca regales un perro o gato a nadie, salvo que esta persona lo pida explícitamente y se responsabilice de él! No es un regalo apropiado para un niño, porque no podrá cuidarle como es debido y al final la obligación de hacerlo recaerá sobre sus padres sin comerlo ni beberlo. Y tendremos un perro desgraciado más que al final Dios sabrá qué será de él. España es el país europeo con la mayor cifra de abandonos de perros y gatos.

No tienen nada que ver con canarios, hámsteres, iguanas o cobayas, qué tampoco deberían regalarse o comprarse tan alegremente como en realidad ocurre; los perros y los gatos no pueden estar enjaulados todo el tiempo  haciendo sus necesidades en un lecho de viruta y ajenos e indiferentes al mundo que los rodea. Hay que sacarlos a pasear, enseñarles a realizar sus necesidades adecuadamente y a convivir con las personas de la casa y con las de la calle; ¡no vaya a ir por ahí mordiendo, ladrando y subiéndose encima de la gente! Pero además de disciplina, sobre todo necesitan mucho amor. Son seres muy emotivos, ¡quizá más que nosotros!
¡Bueno, si aún no te he quitado las ganas sigue leyendo!

Consejo nº 2: Si eres una persona afectiva, te gusta pasear y dispones de tiempo libre puedes comprarte un perro; si trabajas mucho y estás poco en casa  decántate por un gato.
En verdad son diferentes: el perro necesita caricias, mimos y palabras de afecto para desarrollarse emocionalmente de una forma equilibrada, independientemente de la raza, edad y tamaño.  El gato en cambio no interacciona tanto con su amo, es más esquivo, le basta con una caricia de vez en cuando; podría decirse que se busca la vida solo; y encima hace sus necesidades en una bandeja de arena –menos voluminosas que las del perro- por lo que no tiene que salir a la calle: ¡el Rey de la casa, vamos!

¿Por qué te vas a decidir: perro o gato? Si quieres saber más cosas sobre los gatos vete hasta el consejo nº 6. Si lo tuyo son los perros continúa leyendo.

Consejo nº 3: Elige  la raza más afín a tus necesidades.
Hay más de 2000 razas de perros, aunque las más corrientes y fáciles de conseguir son unas 100. Debes elegir correctamente; no te guíes sólo por las apariencias, infórmate bien de las características de las razas que más te atraen antes de tirarte a la piscina. Hay que considerar si vives en una casa o en un piso, si dispones de mucho tiempo o apenas estás en casa, si te gusta el deporte o más bien practicas el tumbing, si quieres un perro faldero o uno más pasota, si vives en el campo o en la ciudad o en un pueblo, si tienes cerca jardines, si vives con otras personas, si eres el dueño de la casa o estás de alquiler, como son tus vecinos, etc.
Se pueden hacer varias clasificaciones; una de ellas se haría según el tamaño los perros se clasifican en 5 grupos:
-enanos (menos de 3 kg de peso). Ejemplos: chihuahua, yorkshire, caniche toy, pinscher enano, lulú de pomerania.
-pequeños (de 3 a 11 kg). Ej: pekinés, whest higland, fox terrier, teckel, jack russel, ratonero, caniche.
-medianos (de 12 a 25 kg). Ej: cocker, seter irlandés, husky, perro de aguas español, pastor catalán, epagneul bretón, braco alemán, pointer, bullgog inglés,podenco andaluz, bulldog francés.
-grandes (de 26 a 40 kg). Ej: pastor alemán, doberman, boxer, american pit-bull, bull- terrier, Alaska malamute, galgo.
-gigantes (más de 40 kg). Ej: gran danés o dogo alemán, rottweiller, dogo de Burdeos, mastín español, bull mastif, Terranova.
El tamaño, como ya se ha dicho antes puede ser determinante: un gran danés en un apartamento de 20 metros te dejaría poco espacio, ¿no crees?
Otra clasificación se podría hacer atendiendo al carácter de la raza; así consideramos varios grupos:
– perros pastores: es el típico perro de trabajo en los rebaños de ganado. Apegados a su dueño, en general responden a un solo amo aunque se comportan bien en familia. Suelen ser cariñosos, más o menos tranquilos, obedientes, muy inteligentes, buenos guardianes, valientes, incansables y juguetones en ocasiones. En general son perros excelentes para casi todas las circunstancias; valen para el campo y para la ciudad, aunque suelen ser de tamaño mediano a grande. Como ejemplos: pastor alemán, pastor catalán, perro de aguas, mastín de los pirineos.
– perros de caza: son bastante obedientes, equilibrados, cariñosos, inteligentes, a veces algo nerviosos (algunas razas), de aspecto atlético, musculosos, ágiles; aún se utilizan en la caza, aunque pueden vivir en familia siempre que se les saque a menudo y hagan ejercicio. Entre otros: braco, pointer, podenco, setter inglés, setter irlandés, bretón, cocker, teckel.

– perros nórdicos: esbeltos, elegantes, de semblante parecido al lobo, ágiles, rápidos corriendo, independientes, no muy afectuosos, inteligentes pero poco obedientes en general,  y sólo reconocen a una sola persona como amo, de carácter difícil, tercos y en ocasiones agresivos si se les molesta. Son perros creados en su mayoría para tirar de trineos en zonas heladas y de montaña, aunque se pueden adaptar a vivir en ciudad, generalmente son de trato difícil, de tamaño medio a grande, no aptos para niños. En este grupo tenemos: husky, chow chow, Alaska malamute, akita inu, samoyedo, groenlandés. Estas razas no se las aconsejo a nadie, por experiencia, salvo que dispongas de un trineo. Ah! Y no ladran; aullan.
– perros falderos: típico perrito juguetón, de aspecto y ladrido infantil, de pequeño tamaño, le encantan las caricias, los mimos, que lo cojas y lo subas en brazos. Inteligentes, ágiles, simpáticos pero a menudo ruidosos, huidizos o al contrario ladradores ante extraños, a veces agresivos a quienes consideren amenazantes para su familia o para ellos mismos. Estas reacciones suelen deberse a una mala educación con exceso de mimos de sus amos, pero también por el elevado instinto de autoprotección dado su reducido tamaño. Aquí agrupamos: yorkshire, “westy”, chihuahua, pekinés, pinscher enano, caniche, schnauzer enano, lulú de pomerania.

La última clasificación que consideraría importante sería teniendo en cuenta el tipo de pelo:
– pelo corto o escaso; interesantes si te disgusta mucho encontrar pelos largos por toda la casa. Los perros con este pelaje se lavan y secan con facilidad, no requieren apenas cepillados, pero mudan el pelo varias veces al año, aunque son cortitos, y pasan frío en invierno, sobre todo las razas pequeñas; eso sí, les puedes comprar un abrigo. Aquí encontramos: ratonero, el crestado chino, chihuahua de pelo corto, braco, pointer, galgo, boxer.
– pelo largo o abundante; suelen mudar con frecuencia y te lo dejan todo lleno de pelos largos, finos, pegajosos y muy difíciles de quitar. Lavarlos y dejarlos secos después puede ser muy laborioso, tedioso y desesperante a veces, pero si les dedicas un tiempo a cuidar su pelaje, su aspecto puede ser muy elegante. Entre ellos: galgo afgano, pekinés, samoyedo, Alaska, husky, chow chow, pomerania, westy, yorkshire.
– pelo rizado: tienen pelo abundante pero ondulado o rizado. No suelen dejar apenas pelo por la casa, sólo alguna “rafta” de vez en cuando. Una ventaja en la casa, pero en el campo te recogen con su pelaje toda clase de semillas, plantitas, tierra, etc. Si te gusta este detalle elige entre: caniches, perro de agua español, puli o pastor húngaro.

Sin menospreciar a los perros cruzados o “mil leches”, estas clasificaciones pueden ser extensibles a ellos; hay mestizos de todo tamaño, actitud y pelaje. Según sus características particulares lo encasillaríamos en el grupo correspondiente, pero sin ver a cada individuo concreto no lo podemos hacer.
Consejo nº 4: esterilízalo, sea macho o hembra.
Las hembras alcanzan la madurez sexual hacia los 7-9 meses, lo cual se apreciará por el sangrado vulvar que manifestará durante 10-15 días, el tiempo que suele durar el proestro o período que antecede al estro o celo propiamente, momento en el cual ya aceptará la monta. Esto se repite 2 veces al año. Sólo en pleno estro (justo después de dejar de sangrar), la hembra acepta al macho y sólo entonces podrá quedar gestante. Ese período sólo suele durar 5-7 días pero si hay monta casi con toda seguridad habrá gestación y 2 meses después habrá un parto, con camadas a menudo numerosas, y probablemente sin que lo hayamos programado, por lo que nos costará encontrar dueño a esos nuevos cachorros.
Los machos no castrados estarán más nerviosos en caso de proximidad de una perra en celo, tenderán a escaparse y en caso de hacerlo puede alejarse mucho y tener menos posibilidades de volver o de ser encontrados; pueden recorrer grandes distancias en busca de una hembra en celo. Orinan más frecuentemente y su olor es más desagradable. Tienen más tendencia a pelearse con otros animales y son potencialmente más agresivos con los humanos a causa de sus mayores niveles de testosterona que los castrados.

En resumen, esterilizando tanto a hembras como a machos a la edad adecuada evitaremos muchos problemas y obtendremos estas ventajas:
-reduciremos el número de animales abandonados, pues un animal castrado no es fértil, obviamente.
-tendremos menos riesgo de ser agredidos por nuestro perro, sobre todo si es macho.
-los animales castrados tienen una más alta esperanza de vida, ya que son menos peleantes con otros perros, menos tendentes a escapar de casa, padecen menos patologías tumorales (tumores de mama, ovario y próstata) e infecciosas de origen hormonal (metritis), menor incidencia de hernias perineales e inguinales, y por supuesto menos enfermedades de transmisión sexual (linfosarcoma de Sticker, herpes genital, etc).
-menos molestias por el marcaje urinario, sobre todo los machos.
-no tendremos que sufrir las manchas de sangre procedentes del flujo vulvar de las hembras en celo, puesto que tras la operación no vuelven a tener celo nunca más.
– a medio o largo plazo ahorraremos visitas al veterinario, gracias a todo lo antes comentado (menos peleas y menos enfermedades).

Como ves todo son ventajas; el único inconveniente que puede presentar el animal esterilizado sería una cierta tendencia a la obesidad, cosa que se puede prevenir con un mínimo control en la cantidad, y tal vez en la calidad, de alimento que se le administre.

Consejo nº 5: llévalo al veterinario con la frecuencia adecuada.
Si tu vas al médico cuando lo necesitas, no prives a tu mascota del derecho a la salud. De acuerdo que tendrás que gastarte algún dinero pero así está la cosa: no hay seguridad social canina, al menos por ahora. Y es tu responsabilidad y además tu también estarás mas seguro/a frente a algunos riesgos cuidándolo. Principalmente deberás vacunarlo frente a la rabia y otros virus, y desparasitarlo por dentro y por fuera mediante el sistema y la pauta que tu veterinario te indique. Y cuando sea mayor algún que otro chequeo, análisis, limpiezas dentales y poco más.

En general, mantener un perro en condiciones óptimas te puede salir más barato que fumar, incluida su alimentación. Crees que eso es mucho? Si es así mejor pasa de los perros, dedícate a vivir la vida sin ellos! Ah! Y deja de leer esta parrafada inútil!
Consejo nº 6: si quieres un animal inteligente, más o menos amoroso, pero independiente, silencioso y que pueda estar suelto en casa elige un gato.
Los gatos no son tan pesados como los perros, pero también les gustan las caricias, son inteligentes, juguetones (más de pequeños que de adultos), en el campo cazan ratones y ratas, por lo que pueden ser una ayuda contra ese tipo de plagas. No hay que sacarlos a la calle, se adaptan bien a una casa o a un apartamento, les da igual, sobre todo si los coges de cachorros para que se “hagan” a ti y a tu hogar. Tienen menos problemas de comportamiento, no requieren adiestramiento para casi nada, con que les regañes un par de veces cuando hagan algo mal suele ser suficiente.

El principal inconveniente suelen ser sus uñas y su tendencia a arañar el mobiliario, y en ocasiones a sus dueños cuando hay que administrarles una pastilla, ante un molesto cepillado o alguna otra manipulación desagradable para el animalito. Pero les puedes poner rascadores, cortezas de árbol o alguna otra cosa que les atraiga a ala hora de rascar. Al igual que los perros te aconsejo la esterilización, ya que aparte de evitar partos no deseados y algunas patologías derivadas de la influencia de las hormonas sexuales, los gatos en época de celo pueden ser difíciles de soportar, puesto que maullarán y se querrán escapar de casa. Te aconsejo esterilizarlo/a antes del año de edad pero después del primer celo en el caso de las hembras. Y al igual que en el caso de los perros alargarás su esperanza de vida.

A diferencia de los perros no hay tanta diversidad de tamaños y apariencias. Es un animal a medio domesticar aún, sobre el que no se ha incidido demasiado puesto que casi lo único que se ha pretendido de él es que cazara roedores, sobre todo en ambientes rurales, lo que ha propiciado que sea un animal bastante independiente, que se busca la vida solo, que le gusta vagar por ahí en busca de alimento, marcando su territorio o simplemente paseando.
Hay muchas razas también, pero no tantas como en el caso de los perros. No voy a entrar en clasificaciones; me limitaré a hablar un poco de las razas más conocidas y difundidas:
– gato persa: destaca su pelaje abundante, sedoso, agradable al tacto pero tendente a enmarañarse y anudarse. Pesan de 3 a 4 kg, aunque parezcan voluminosos es todo pelo. Requiere frecuentes cepillados para prevenir el anudamiento, pues entonces habría que cortar o rasurar el pelo, y puede que a ti no te deje y tengas que recurrir a un profesional. Hay que darles malta en pomada como laxante para evitar que se le formen bolas de pelo en su estómago (al acicalarse se lamen e ingieren pelos). Suelen tener manchadas las comisuras de los ojos a cusa de la lágrima que les cae con frecuencia por el ángulo medial (epífora). Eso sí, suelen ser animales tranquilos, más o menos cariñosos, elegantes, hermosos, silenciosos y que se adaptan bien a vivir en casa sin salir nunca a la calle.
-gato siamés: son los más divertidos y juguetones, también los más nerviosos. Nacen casi blancos, pero a medida que van creciendo se van volviendo de color beige, siempre más oscuros (marrón casi negro) en la cara, cola y partes distales de las extremidades que en el tronco. Peso aprox: 3-4 kgLas hembras de esta raza son también las que más celos tienen al año. En otro tiempo eran muy abundantes en los hogares, pero en los últimos años ha descendido bastante su número.

-gato azul ruso: pelaje denso pero de pelo semilargo, de color gris plomo muy brillante, muy elegantes y refinados. De tamaño normal, relativamente tranquilos, su carácter no es especialmente diferenciador respecto a otros gatos. Hay que cepillarlos y darles suplementos de malta vía oral para que eliminen los pelos que se tragan, pero no se les suelen hacer nudos como a los persas. No está muy extendida aún esta raza aunque los hay desde hace años en España.

-gato europeo o común: aquí metemos a todos esos gatos que no son de raza, que andan por ahí callejeros, en el campo, cerca de los contenedores, en callejones oscuros, etc. Algunos tienen suerte y consiguen un hogar. Los colores son infinitos, pero lo más frecuente es que sean atigrados (tabby), tricolores o negros. También varía su peso, pero no suelen superar los 5 kg. El hecho de que los haya callejeros no significa que no puedan ser cariñosos, dóciles y perfectamente adoptables como los de cualquier raza.
Hay muchas otras razas, pero estas son las más usuales, al menos que yo sepa. Si te interesa el mundo de los gatos busca más información en libros, en Internet…

Pues ya sabes, piensa bien lo que haces; si adoptas uno tendrás que cuidarlo toda su vida, y créeme que viven muchos años, de 12 a 15 años los perros y de 15 a 20 los gatos, y algunos más!
Gracias por aguantar todo el mamotreto que te he contado,; espero no haber sido muy pesado. Gracias y … Suerte!

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*