June 25, 2019

Cómo cortarle las uñas a mi perro sin lastimarlo

Cómo cortarle las uñas a mi perro sin lastimarlo

Todo un tema, ¿verdad? Por cierto que cuando son cachorros y jóvenes es el veterinario quien se ocupa de esta tarea. Claro que cuando van creciendo sus uñas se ponen más duras, son muy largas y molestan tanto al perro como a nosotros pues rasguñan mucho. Lo óptimo es  que las uñas de los canes solo toquen el suelo cuando caminan. Si notamos que las mismas hacen un pequeño ruido o se enganchan por ejemplo en una alfombra o en nuestra ropa, es porque ya se deben cortar. Entonces a continuación veamos cómo debemos llevar a cabo este proceso que requiere de paciencia y buen ojo para  no lastimar al perro, y que sus uñas estén sanas y no molesten.

Para poder cortar bien las uñas sin causar daño a la mascota se ha de utilizar un cortaúñas especialmente para animales y deben tener bien afiladas sus tijeras.  Cuando comenzamos con este trabajo se va cortando la punta de cada uña pero lentamente, es decir no todo lo que está de más de un solo toque, sino en varias veces. Siempre observar que no haya sangrado ni color rosa en el tejido, porque entonces habrá que detener la tarea. Si notamos por supuesto que el perro está molesto, esta es una señal de que le estamos haciendo daño o provocando dolor. Cuando se termina hay que emparejarlas con una lima también especial para animales.

No corten rápidamente porque le dolerá al perro y sangraran las uñas. Es mejor ir despacio y retomar la tarea las veces que sea necesario. Cuando la mascota tienen uñas oscuras, algo muy normal con el avance de los años, hay que tener más cuidado aun porque no se ven bien. En caso de que la uña comience a sangrar se debe presionar bien fuerte con algún polvo o crema astringente, y si es necesario con la ayuda de un algodón. No hay que limpiar el coagulo de sangre cuando ésta ya  desaparezca.

Este trabajo se debe llevara cabo generalmente dos veces al mes, dependiendo de la velocidad con la que crezcan, porque si no se van recortando ocasionan problemas como el hecho de poder encarnarse. Presten atención porque si las uñas del can no fueron cortadas cuando era cachorro, o nunca fueron cortadas habrá que pedirle al veterinario que haga este trabajo de la manera correcta.

Tampoco se les ocurra emplear limas o lijas, o bien tijeras de uso personal. Lo ideal es cortar medio milímetro cada vez e incluso cortar la uña del dedo gordo digamos, que es la más complicada. Es recomendable además tener agua oxigenada o desinfectante en caso de que sangre una de las uñas. Con el tiempo irán adquiero más práctica y la tarea se llevará a cabo con mayor facilidad. Si tienen mucho miedo al hacerlo, es mejor que recurran al veterinario.

Cuando el can ya tiene las uñas en perfectas condiciones tenemos que tratar de que corra sobre cemento, asfalto para que de esa manera las uñas se vayan limando naturalmente y no crezcan en demasía.

 

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*