April 21, 2019

Parásitos Internos del Caballo – Prevención y Control

Parásitos Internos del Caballo
Parásitos Internos del Caballo

Parásitos Internos del Caballo

La salud del Caballo

Los parásitos internos continúan siendo una amenaza significativa para la salud de los caballos. Los parásitos internos son pequeños organismos que viven una parte de su ciclo de vida en un animal huésped. Viven en los órganos internos, cavidades corporales y tejidos, y ganan su fuente nutritiva alimentándose en el animal huésped. El caballo es afectado por muchas diferentes especies de parásitos. La naturaleza y extensión del daño varía de acuerdo al parásito.

La infestación con parásitos causa pérdida de nutrientes o sangre del huésped, y serios problemas económicos y médicos en el manejo de caballos. Mientras es obviamente costoso alimentar caballos agobiados de parásitos, el consumo de nutrientes y sangre puede causar una severa pérdida de condición, disminuir el crecimiento, y reducir el rendimiento reproductivo y atlético.

Hay numerosos parásitos internos que pueden afectar a un caballo, pero sólo unos pocos que causan comúnmente problemas de salud significativos. Es importante comprender el ciclo de vida de estos parásitos. La prevención y los programas de control exitosos son efectivos porque interrumpen el ciclo de vida de los parásitos. La primera clase de parásitos internos que causan problemas de salud para los caballos son los nematodos, tales como grandes y pequeños estróngilos, ascáridos, y gusanos planos, en algunas áreas del país. Otros parásitos internos tal vez de menor significancia, como los vermes látigos (pinworms) y las larvas de estro (Oestroidea – botfly), son a menudo considerados al diseñar un programa de control parasitario.

Parásitos Internos Comunes

Estróngilos

Los estróngilos se agrupan en grandes y pequeños. Las tres especies primarias de los estróngilos grandes que infectan al caballo son: Strongylus vulgaris, Strongylus endentatus, y Strongylus equinus.

La forma adulta de todos los estróngilos (grandes o pequeños) viven en el intestino largo. Los estróngilos adultos producen huevos que pasan en las heces, contaminando por lo tanto el medioambiente. Estos huevos entonces se desarrollan en larvas infectivas que existen sobre la vegetación de las pasturas. El consumir pasto, alimento, o agua contaminada con larvas infectivas infecta al caballo. Estas larvas son muy resistentes a las condiciones ambientales duras debido a una funda protectora. Estos parásitos pueden sobrevivir a climas helados, pero un ambiente cálido y seco a menudo los mata. Las larvas infectivas sobreviven hasta 31 semanas a temperaturas invernales, comparadas a las 7 semanas con temperaturas de verano.

Las larvas de los grandes estróngilos migran a través de varias partes del cuerpo. El Strongylus vulgaris, la lombriz de la sangre, excava y migra en las paredes de las arterias que son el suministro primario de sangre al intestino. Esta migración puede resultar en la interrupción del flujo sanguíneo al intestino por la formación de coágulos de sangre. Luego de aproximadamente 120 días, las larvas se mueven al lumen del intestino donde la maduración se completa. Como adultos, estos parásitos pondrán varios miles de huevos cada día completando su ciclo de vida. Este ciclo íntegro toma de 6 a 7 meses.

Los otros dos grandes estróngilos (Strongylus endentatus y Strongylus equinus) tienen ciclos de vida similares a excepción de que su migración larvaria se hace primariamente a través del hígado. Esta migración resulta en daño a este órgano, pero no es tan peligroso como la migración del S. Vulgaris a través del suministro sanguíneo del intestino. Las larvas del S. Endentatus y S. Equinus también regresan al intestino donde maduran a adultos, pero su ciclo de vida es aproximadamente de 8 a 11 meses.

El uso de compuestos efectivos antihelmínticos (antiparasitarios) ha reducido la prevalencia de los grandes estróngilos, los cuales, en el pasado, han sido parásitos que causaban el mayor daño a los caballos. Hoy, debido a la reducción cercana a la eliminación de enfermedades clínicas causadas por los grandes estróngilos, los pequeños estróngilos son considerados como los parásitos más comunes de los caballos. Los caballos severamente infectados pueden exhibir signos clínicos tales como un repentino comienzo de diarrea y cólicos. Pero los caballos pueden estar infectados con pequeños estróngilos y no mostrar signos ostensibles de enfermedad. Los pequeños estróngilos han estado implicados en la causa de efectos subclínicos tales como una disminuida eficiencia del alimento, índice de ganancia y rendimiento.

El ciclo de vida de los pequeños estróngilos (Cyathostomum) es muy similar al de los grandes estróngilos, excepto que las larvas no migran más allá de la pared de los intestinos. Las larvas excavan o se enquista en la pared del intestino grueso. Los signos clínicos, como diarrea, y el impacto negativo en el rinde de crecimiento son causados primariamente cuando grandes cantidades de ciatostomas enquistados surgen de la pared intestinal resultando en inflamación. La severidad de los signos clínicos se relaciona con el grado de daño a los intestinos, lo cual varía con el nivel de infección. Al momento, no está claro por qué los ciatostomas tienden a emerger todos juntos. La ocurrencia de ciatostomosis puede estar asociada con los siguientes factores: 1) época (invierno/primavera en áreas nórdicas, primavera/verano en áreas al sur), 2) tratamiento antiparasitario dentro de dos semanas, y 3) caballos jóvenes (menos de 6 años).

Ascáridos (Roundworm)

El Parascaris equorum, el roundworm de caballo, es un muy largo (las hembras pueden medir hasta 15 pulgadas de largo), parásito blanco amarillento que puede pasar en las heces a potrillos y caballos jóvenes. Típicamente, los caballos adultos desarrollan una inmunidad a este parásito; por lo tanto, los roundworms infectan primariamente a los caballos jóvenes menores de 2 años de edad. El ciclo de vida del roundworm comienza cuando un caballo susceptible consume pasto, alimento o agua contaminada con los huevos infectivos. Los huevos incuban en larvas que excavan en el intestino delgado migrando a través de las venas al hígado, corazón y eventualmente a los pulmones. Luego de migrar a los espacios de aire de los pulmones, las larvas parásitas son expelidas en la tos y tragadas. Las larvas del roundworm regresan al intestino delgado donde maduran a adultos productores de huevos, completando su ciclo vital. El ciclo de vida toma unos 3 meses. El daño físico tal como la inflamación y el cicatrizado de los tejidos del hígado y los pulmones ocurre en el caballo durante la migración. Los roundworms adultos pueden causar daño físico, que va desde un leve malestar digestivo y menor absorción del alimento, a cólicos severos, debido al bloqueo intestinal o ruptura intestinal. Los signos clínicos de la infección del roundworm pueden incluir fallas en crecimiento, barriga o panza, pelaje áspero y lento crecimiento. Algunos caballos jóvenes desarrollan descarga nasal acompañada por tos como resultado de la migración larvaria.

Estrongiloides (Threadworm)

Strongyloides westeri es un parásito intestinal que puede infectar a los potrillos tan temprano como a los cuatro días de edad. Un potrillo se infecta por ingestión de larvas en la cama. Sin embargo, las larvas no están presentes en el calostro. Las larvas migran a través de los pulmones y el intestino delgado. El ciclo de vida puede ser completado en menos de dos semanas. Esto crea el potencial para infestaciones severas en un tiempo relativamente corto. Los potrillos desarrollarán rápidamente inmunidad a estos parásitos y perderán la infección intestinal de parásitos adultos por 60 a 90 días de edad. El problema médico primario que la infección con estrongiloides puede causar es diarrea que puede no responder al tratamiento. Algunos potrillos se deshidratarán y desarrollarán otros problemas relacionados a la diarrea crónica. El tratamiento a yeguas con un antihelmíntico efectivo contra estrongiloides dentro de las 24 horas de nacidos reduce significativamente la transmisión de este parásito a los potrillos.

Estros Estomacales (Bots)

Los estros estomacales no son gusanos, pero sí las larvas de esas moscas, el Gasterophilus. Las moscas femeninas ponen sus huevos anexándolos a los pelos del caballo. Las diferentes especies ubican sus huevos en distintas partes del cuerpo del caballo (patas, mandíbula, labios, etc.). Los huevos en las patas son estimulados a incubarse por la acción de los labios y la saliva tibia al lamer el caballo sus patas. Aquellos vistos alrededor de las fosas nasales y los labios incuban en 1 – 1.5 semana espontáneamente. Las larvas se agarran y excavan dentro de la lengua y encías de la boca, e incuban ahí por tres semanas. Luego de la incubación, son tragadas y se aferran a la cubierta del estómago. Los estros pasan aproximadamente nueve meses asidos a la cubierta estomacal antes de salir en el estiércol. Estas larvas se transforman en moscas adultas. El ciclo vital depende de la larva parasitaria pasando el invierno en el estómago, luego saliendo en el estiércol en primavera, y subsecuentemente desarrollando en moscas adultas.

Las moscas adultas son activas desde finales de primavera a las heladas mortales de fines de otoño. Las larvas de estros probablemente causen daños mínimos al estómago, pero pueden causar problemas tales como obstrucción de flujo de salida o daño a la cubierta estomacal. Sin embargo, hasta que estos parásitos sean probados como no causantes de daños, su control debería ser considerado en cualquier programa de control parasitario.

Otras Especies

Otras especies de parásitos internos que pueden causar problemas a los caballos incluyen los gusanos de los pulmones, los oxiuros o pinworms (los que causan rozadura de cola), y las tenias (tapeworms). La mayoría de estas especies no crean un problema de salud tan serio debido a su incidencia más baja de infestación, o su ciclo vital no es tan perjudicial para el caballo. Sin embargo, en ocasiones, estos parásitos pueden volverse un problema, y su veterinario puede diagnosticarlos y recomendar el tratamiento apropiado.

Prevención y Control

Muchas variables afectan la selección de prevención de un parásito específico y programas de control. Por ejemplo, el tipo de ambiente en el cual el caballo vive (clima, lluvias), la edad del caballo, el índice de población, y el tipo de tierra. Los programas preventivos para parásitos internos pueden ser divididos en dos áreas básicas –manejo y tratamiento químico.

Manejo

Los programas de manejo que interrumpen el ciclo vital de los parásitos antes que la infestación ocurra, son la clave para un control exitoso. La sanidad en las áreas de establos es esencial. El estiércol debe ser quitado y ubicado en una pila de composta, o diseminado en terrenos cultivados o pasturas que no están siendo pastoreadas por caballos. Las larvas en el estiércol compostado serán destruidas si se forja suficiente calor. La diseminación de estiércol por deslizamiento en las pasturas disminuirá la incidencia de larvas infectivas si el clima permite que la seca del estiércol.

El pastoreo alternado con rumiantes y los esquemas de rotación de pasturas ayudarán a interrumpir el ciclo vital de los parásitos. Pastorear rumiantes en rotación con caballos reducirá la infestación parasitaria, debido a que la mayoría de los parásitos internos buscan huéspedes específicos. La rotación de pasturas puede también ayudar a decrecer la incidencia del sobre-pastoreo, por lo tanto disminuyendo la ingestión de parásitos.

El aspirado o recolección de materia fecal en las pasturas es costoso, pero puede ser muy efectivo. El agrupado de caballos por edades en las pasturas ayudará a minimizar que los caballos jóvenes estén en contacto con infestaciones larvales extensas. Por ejemplo, pastorear yeguas y potrillos lejos de otros caballos menores de dos años de edad. Los caballos añales a menudo necesitan un programa de control diferente que una yegua preñada. Puede ser más difícil el control de parásitos en un hato si caballos de todas clases y edades están juntos en una pastura. Asegúrese de aislar y desparasitar todos los nuevos arribos a la granja. Al alimentar a los caballos, siempre provea pesebres de heno y tarimas para alimento. Alimentar a los caballos en el suelo aumenta el riesgo de infectarse con parásitos. Todos los comederos, baldes y bebederos deberían ser rutinariamente aseados para prevenir contaminación fecal del alimento o el agua.

Tratamiento Químico

Varios tipos de químicos llamados antiparasitarios o antihelmínticos han sido desarrollados para eliminar parásitos (Tabla 1). Estos químicos trabajan en cierto número de maneras. Algunos paralizan al parásito, permitiendo por lo tanto al huésped expelerlos. Otros químicos previenen la utilización de nutrientes o limitan la capacidad reproductiva en los parásitos, matándolos de ese modo o deteniendo su ciclo vital. Un gran número de compuestos comerciales antiparasitarios o antihelmínticos están actualmente en el mercado para remover los parásitos internos de los caballos. Estos antiparasitarios están separados en seis clases mayores. Los más comunes son las avermectinas/milbemicinas, el benzimidazol, y las pirimidas. Estos antihelmínticos están disponibles en diferentes formas físicas (pasta, aditivos de alimento, gel, líquido), y se venden bajo muchos nombres comerciales. Los antiparasitarios son efectivos por todas las rutas dadas, si una dosis apropiada es administrada basada en el peso del caballo, y si la dosis íntegra va al caballo.

El conocimiento de los antiparasitarios es importante para el propietario de un caballo porque estos químicos varían en su habilidad para quitar parásitos específicos. Por ejemplo, un compuesto puede ser efectivo para controlar estróngilos y ascáridos, pero no estros o tenias, mientras que otro químico es efectivo al controlar ascáridos, estróngilos y tenias, pero no estros. En suma, algunos antihelmínticos no son seguros para ciertas clases o edades de caballos.

Un protocolo de tratamiento rotativo, lo cual es alternar entre clases de antihelmínticos, es a menudo utilizado para evitar resistencia a un tipo de antihelmínticos. Hay varias estrategias de desparasitación utilizadas en el control parasitario de equinos, y todas tienen ventajas y desventajas. Algunas de las estrategias comunes son tratamientos a intervalos, rotación anual, tratamiento diario o continuo (también administrar un agente para eliminar larvas de moscas al menos dos veces al año), sin rotación, tratamiento específico, y tratamientos estratégicos. No hay estrategia desparasitaria que se adecue a todos los caballos. Los factores tales como el clima, la humedad, las estaciones, las lluvias, el índice de población, la edad del caballo, y los recursos financieros del dueño afectarán la selección de un programa de control parasitario. Es crítico consultar a su veterinario para establecer un programa efectivo que sea eficaz en sus caballos.

En la mayoría de las circunstancias, un caballo necesitará ser desparasitado varias veces al año, comenzando a las 4 a 8 semanas de edad. Algunos antihelmínticos son tóxicos para los potrillos jóvenes, y las etiquetas y notas en el pack deben ser leídas cuidadosamente. Típicamente, los programas de control parasitario son más efectivos si los tratamientos se administran las veces que las condiciones ambientales son favorables para la incubación de huevos o desarrollo de las larvas, que son los momentos cuando la transmisión de la infección es probable que ocurra. Un componente esencial para un efectivo programa de control parasitario es chequear la eficacia del programa evaluando muestras de heces por huevos de parásitos en una base anual. La meta primaria de dicho programa para sus caballos debería ser “maximizar la salud” utilizando estrategias de manejo no-químicas y a través del uso efectivo de compuestos antiparasitarios.

Una Visión del Manejo

Prácticas y Desparasitación

El control de parásitos internos es un programa continuo a largo término. En el caballo, se logra combinando prácticas de manejo con tratamiento antihelmíntico. La combinación de éstos dará resultados económicos eficientes.

Prácticas de Manejo Sugeridas:

1. Desparasitar a todas las yeguas de cuatro a ocho semanas de edad. Repetir cada 30 a 60 días, dependiendo de las circunstancias del medio ambiente.
2. Rotación regular de pasturas.
3. Las pasturas pequeñas de 1 a 10 acres pueden ser divididas en áreas menores para que los caballos puedan ser rotados. Esto ayudará a disminuir la opresión de los gusanos así como también dará al forraje la oportunidad de recuperarse.
4. Si es posible, pastorear el ganado, las ovejas o cabras después que los caballos. Estas especies consumirán las larvas infectivas de los parásitos equinos, y se inactivarán.
5. Limpiar los establos en una base regular y haga composta del estiércol o disemínelo apenas sobre la pastura que no está siendo pastoreada por caballos. Los caballos estabulados se re-infectan con las larvas que se arrastran por las paredes y lamidas por los equinos.
6. Segar y arar las pasturas para romper las pilas de estiércol durante las temporadas más cálidas y secas del año, disminuirá el número de larvas infectivas.
7. Alimentar a los caballos con grano y heno en algún tipo de bandeja o comedero. Esto incluye a los caballos pastoreados.
8. Un examen anual al estiércol por un veterinario evaluará qué tan bien está trabajando el programa.
9. Evite la superpoblación de una pastura ya que esto incrementará el riesgo de exposición a las larvas infectivas o huevos.
10. Alternar clases de antihelmínticos para disminuir la posible resistencia parasitaria a un tipo de compuesto, y administrarlos a todos los caballos al mismo tiempo que sean mantenidos juntos.

Se debe siempre leer y seguir las instrucciones de la etiqueta de un antihelmíntico cuando se lo administra a un caballo.

Autor: Carolynn MacAllister – David W. Freeman

Si te sirvió la información Parásitos Internos del Caballo no dudes en compartirla con tus amigos…

1 comentario en Parásitos Internos del Caballo – Prevención y Control

4 Trackbacks y Pingbacks

  1. Parásitos Internos del Caballo
  2. Sobre los párasitos
  3. Cómo Eliminar los Huevos de Mosca del Caballo. Métodos Naturales
  4. Los Parásitos Internos del caballo

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*