28 July, 2017

Pez Botia Tigre – Viven en aguas dulces y atemperadas de Tailandia

Pez Botia Tigre
 

Pez Botia Tigre

Botia Tigre: Botia hymenophysa

Familia: Cobítidos.

Orden: Cipriniformes.

Clase: Peces óseos

Descripción y origen: También llamada ‘colmilleja rayada’, tiene cuerpo muy alargado, comprimido lateralmente, perfectamente aerodinámico. La cabeza, prolongada y fusiforme, presenta en el extremo tres pares de bigotes o ‘barbas’. Las espinas bífidas, situadas delante de los ojos circulares y de buen tamaño, tienen un extraordinario desarrollo. Machos y hembras son aparentemente iguales, de color dominante pardo amarillento u oliváceo, en dorso y flancos, mientras que la parte inferior, más clara, puede tener tintes blanco plateados.

Una serie de líneas transversales más oscuras recorre la superficie del cuerpo, dando al pez ese aspecto atigrado característico. Pueden alcanzar alrededor de 20 cm de longitud, aunque en acuarios difícilmente sobrepasen los 15 cm. Viven en grupos poco conexos en las aguas dulces y atemperadas de Tailandia, Malaca e islas del archipiélago de la Sonda.

Longevidad: Al parecer puede alcanzar y superar los quince años, pero se desconocen registros fiables sobre las cifras máximas de vida de este curioso pez.

Alojamiento: En acuarios grandes, superiores a 120 l de capacidad, dotados de una buena capa de suelo con zonas areno-limosas y abundantes rocas dispuestas formando cuevas. El agua, que puede oscilar entre pH 6 a 8, será preferiblemente blanda o de dureza media 6-l5 DH. Debe atemperarse entre 24-30 C, cifrándose el óptimo entre 27-28 C. Los recipientes han de estar profusamente plantados con vegetales sumergidos en rincones y pared posterior, y dotados de una buena masa de plantas flotantes, que tamicen la luz, nunca intensa, que debe llegar al fondo de los tanques.

Alimentación: Típicos buscadores de fondo parecen aprovechar los restos nutritivos que caen hasta sus dominios, pero suelen respetar los vegetales y no está justificada su fama como detritívoro. El alimento seco, del comercio, ha de complementarse con presas vivas acordes con el tamaño de los ejemplares.

Carácter y comportamiento: Sumamente tímidas y retraídas pasan muchas horas semienterradas en el légamo de los fondos en compañía de otros ejemplares de su especie. A veces, sin explicación aparente, defienden encarnizadamente un territorio alejando de él a sus congéneres e incluso a los otros pobladores del tanque. Suelen colonizar la zona más baja del acuario, ascendiendo ocasionalmente hasta la superficie, respetando a otros peces que evolucionen en zonas medias y altas del recipiente.

Cuidados diarios: Los automatismos, que están al alcance de casi todos los aficionados a la acuariofilia, aseguran el mantenimiento de las constantes precisas. Sin embargo, resulta casi imprescindible sifonar cada quince o veinte días una buena parte del agua, preferiblemente del fondo, reponiendo con otra nueva exenta de cloro y otras sustancias parecidas que contiene normalmente el agua del grifo.

Reproducción: Desconocida, se especula con la falta de madurez sexual de los ejemplares en cautividad, aunque algunas referencias señalan importantes avances en este reto planteado a los expertos.

Enfermedades: Cuando disponen de alimentación abundante y variada, rica en presas vivas, se muestran resistentes y longevas. Son, no obstante, sensibles a casi todas las alteraciones propias de las especies  e acuario y, sobre todo, a la presencia de sustancias cloradas y desinfectantes.

Acerca de Adrián Vallejos 892 Articles
Editor y redactor de contenidos en mascotadomestica. Supervisor general de moderadores en Anunico. Sígueme en mi cuenta de Twitter @adrian_vallejos

Comentarios

Comentarios

Comentarios