December 7, 2018

El Ave Cormoran Grande

El Ave Cormoran Grande

El Ave Cormoran Grande

Cormoran Grande: Phalacrocorax carbo

Familia: Falacrocorácidos.

Orden: Pelicaniformes.

Clase: Aves

Descripción y origen: El cormorán grande es una de las más de 20 especies que, pertenecientes a la familia Falacrocorácidos se extienden por casi toda la superficie costera terrestre, exceptuando las regiones más norteñas de Siberia y América del Norte, así como algunas islas cel océano Pacífico. Tienen una longitud total superior a los 90 cm y una envergadura alar mayor de 1,5 m. Machos y hembras presentan aspecto similar y la presencia de careta y muslos blancos e incluso toda la cabeza blanca son variaciones estacionales o geográficas correspondientes a las variedades atlánticas y continentales.

La cabeza, alargada, tiene pico fino, de buena longitud, terminado en punta ganchuda, que se curva hacia abajo. Los ojos, pequeños, ligeramente ovalados, se insertan muy próximos al nacimiento del pico en su parte superior. El cuello, largo, flexible y arqueado generalmente en forma de ‘ese’, se une a un cuerpo muy musculoso, del que nacen patas robustas terminadas en dedos palmeados, aptos para la natación. Las alas son largas y bien dotadas para el vuelo.

La cola, relativamente corta, está integrada por fuertes rectrices, que pueden operar bajo el agua a guisa de timún. El color dominante del plumaje de los adultos es pardo negruzco o negro intenso, con reflejos azulados, a excepción de las manchas claras en mejillas y muslos durante la época de cría. Viven en zonas costeras, acantilados estuarios, albuferas y lagos de Eurasia, Oceanía, África y costas orientales de América del Norte, anidando en colonias más o menos numerosas.

Longevidad: Doce-catorce años, citándose registros superiores.

Alojamiento: Poco exigentes en cuanto a espacio, los cormoranes necesitan, sin embargo, una zona de parque, otra rocosa y un estanque profundo, de superficie mínima no inferior a 150 m2. Pueden compartir el lago de cisnes y otras anátidas, pero suele ser preferible establecer una colonia de cinco o seis parejas, como mínimo, para que se encuentren perfectamente integrados.

Alimentación: Esencialmente piscívora, ha de consistir en pescados frescos, que pueden distribuirse enteros, pero también acepta un afrecho a base de salvado, harina de crustáceos y harina de pescado, que sólo debe emplearse como complemento, pero nunca como base de la dieta.

Carácter y comportamiento: Gregarios poco ruidosos y fácilmente adiestrables, sus pautas de comportamiento natural se organizan mediante ceremonias complicadas y muy ritualizadas, que se conservan en los ejemplares cautivos. No suelen mostrarse agresivos con otras aves, aunque prefieran agruparse con los individuos de su propia especie.

Cuidados diarios: Limpieza de las áreas de parque y distribución de alimento, así como vigilancia del estado general de las aves y de las plumas de las alas para evitar huídas.

Reproducción: En troncos de árboles de escaso porte o en masas de piedra construyen los nidos. La puesta, de dos a cuatro huevos, es incubada por turnos de ambos progenitores durante un período aproximado de un mes. Los pollos, desnudos, se recubren de un plumón antes de vestirse de auténticas plumas, y dejan el nido a los dos meses de vida.

Enfermedades: Muy fuertes y resistentes pueden contraer las afecciones clásicas de las aves acuáticas cautivas.

El Ave Cormoran Grande

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*