21 May, 2018

Porque es una Mala Idea Darle Huesos al Perro

Porque es una Mala Idea Darle Huesos al Perro

Porque es una Mala Idea Darle Huesos al Perro

Es un concepto popular que los huesos del perro es algo natural y lo hace bien. En realidad, es una práctica para evitar porque puede causar un daño considerable a la salud del perro. Tanto los huesos grandes de bovinos como los pequeños, como las costillas y los huesos de pollo, son dañinos.

Estos son los daños que los huesos pueden causarle al perro:

Dientes astillados y rotos. Los huesos son duros y pueden dañar irreversiblemente los dientes.

Las lesiones en la boca. Las astillas pueden lesionar la boca y causar laceraciones y sangrado.

Los huesos pueden caber alrededor de la mandíbula. Puede ocurrir con huesos largos seccionados, como el ossibuchi, que también causan mucha incomodidad porque eliminarlos no es nada fácil.

Los huesos pueden quedar atrapados en el paladar. Los fragmentos de huesos se pueden enclavar transversalmente, entre un arco dental y el otro. El perro en pánico intenta eliminar el cuerpo extraño con sus patas y, a menudo, tiene que correr al veterinario para poder extraer el hueso.

Los huesos pueden quedar atrapados en el esófago. Luego puede ser difícil de extraer y, a menudo, es necesario intervenir endoscópicamente bajo anestesia. Si no se extraen, el perro termina muriendo.

Los huesos pueden quedar atrapados en el estómago. Los huesos que son demasiado grandes para ser digeridos o para proceder en el intestino forman un cuerpo extraño que debe extraerse por vía endoscópica o quirúrgica.

Los huesos pueden quedar atrapados en el intestino. También en este caso es necesaria una intervención quirúrgica urgente, de lo contrario, el perro muere.

De colon estreñimiento. Los huesos que se roen y se reducen en fragmentos forman una especie de cemento en el intestino que bloquea el intestino y causa estreñimiento severo. Se deben realizar varios enemas, a veces bajo anestesia, para disolver el bloqueo y hacer que se expulse. Mientras tanto, las astillas lesionan el colon y la pared del recto, causando dolor y sangrado.

Peritonitis. Un fragmento de hueso puede perforar el intestino, cuyo contenido rico en bacterias invade la cavidad abdominal. El perro debe someterse a una cirugía urgente y un tratamiento intensivo para salvar su vida.

Los problemas causados ​​por los huesos son una de las razones más frecuentes para visitar al veterinario. Un perro puede roer y comer huesos con impunidad durante años, y luego sufrir un trastorno grave causado por un hueso. Hay muchas alternativas seguras para permitir que el perro se divierta royendo, como los huesos falsos de la piel de los animales, lo que sin duda ahorrará una gran tarifa veterinaria.

Acerca de Adrián Vallejos 1047 Articles
Editor y redactor de contenidos en mascotadomestica. Supervisor general de moderadores en Anunico. Sígueme en mi cuenta de Twitter @adrian_vallejos

Comentarios

Comentarios

Comentarios