October 21, 2018

Por qué no hay que darle huesos al perro

Por qué no hay que darle huesos al perro

Por qué no hay que darle huesos al perro

Por qué no hay que darle huesos al perro. Artículos sobre cuidados de un perro.
 

Es normal asociar a los perros con los huesos como alimentos, sin embargo los veterinarios son cada vez más contundentes en cuanto a la importancia de evitar darle huesos al perro. En su lugar, se debe alimentar a la mascota adecuadamente y comprar juguetes de material apropiado para atender a la necesidad de masticar que naturalmente tienen.
Los profesionales sanitarios explican que es permanente el desfile de casos de perros con problemas en el tracto digestivo y bloqueos causados por astillas de huesos o incluso trozos grandes. Menos aún se les debe administrar huesos de pollo, que resultan más blandos y por tanto se astillan todavía con más facilidad que los de vaca.
Sin embargo, la costumbre de dar huesos crudos o cocidos a los perros como una manera de administrar calcio y otros nutrientes, y de permitirles limpiar sus dientes, sigue siendo muy arraigada.
Pero la realidad es que como fuente de minerales los huesos son muy pobres y tampoco es que limpian demasiado los dientes. Hay otras formas mejores de lograr estos objetivos.
Cabe tener en cuenta además que en aquellos casos en los que astillas o trozos de huesos logran obstruir el tracto intestinal o lesionarlo, es necesario realizar una cirugía para eliminar cualquier bloqueo y, a veces, el daño es tan grave que puede ser fatal. Lo mismo pasa con los pedazos grande de cuero crudo que puede atorarse y causar serios problemas.
El vicepresidente de la Asociación Británica de Veterinarios, Gudrun Ravetz, declaró a The Telegraph: “Los huesos cocidos son peligrosos para los gatos y los perros y los veterinarios rutinariamente vemos animales heridos. Pedimos a los propietarios que no alimentar a sus mascotas con huesos cocidos, y tampoco con aquellos sobrantes de su propia comida para evitar accidentes”, aclarando que “es lo mismo para los huesos crudos. No los aconsejamos en perros ni gatos”.
Como decíamos, existen productos específicos para satisfacer la necesidad del animal de masticar – generalmente tienen forma de huesos –, que permiten calmar su ansiedad y cubrir esta necesidad específica, están realizados en materiales cuya inocuidad ha sido comprobada, con lo que evitamos darles huesos reales y que nuestra mascota corra peligro.

¿Ahora entendemos por qué no es bueno darle huesos al perro?

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*