20 July, 2017

Perra Embarazada Síntomas

Perra Embarazada Síntomas
 

Perra Embarazada Síntomas

La causa del embarazo de una perra es bien conocida por nosotros. Los síntomas son un vientre grande y particularmente hacia el final de la gestación, las glándulas mamarias hinchadas. El tratamiento es una dieta saludable, ejercicio moderado, y algunas pruebas de rutina para la perra.

Como es de esperar, el embarazo se define como el tiempo transcurrido entre la concepción y el nacimiento durante el cual los cachorros fetales se desarrollan dentro del útero de la perra. A diferencia de la fertilidad felina, la fertilidad canina no está influenciada por los ritmos diurnos (exposición a la luz solar). Como resultado, el embarazo en perros tiende a ser no estacional.

Los cachorros en desarrollo, por lo general tienen garras, ojos y oídos al día 40 de gestación. El pelo completo se desarrolla por la octava semana. Normalmente, la camada nace a los 63 días, pero se han reportado gestaciones de 56 a 70 días. El numero de la camada puede variar, desde un solo cachorro hasta 10 o más.

Mientras que las razas pequeñas tienden a tener camadas más pequeñas, de uno a cuatro cachorros, las razas más grandes pueden llevar hasta ocho a 12 cachorros. La endogamia puede conducir a camadas más pequeñas y cachorros muertos.

Señales e identificación del embarazo

Durante las primeras semanas de embarazo de un perro, hay muy pocos signos. En las últimas tres semanas, sin embargo, el aumento de peso alrededor del abdomen y el crecimiento de la glándula mamaria se hacen muy evidentes. Hacia el final del embarazo, las glándulas mamarias se agrandan, y una descarga láctea de los pezones un día o dos antes del nacimiento es común.

Un perro embarazado puede triturar ropa de cama y papeles para crear un nido. También puede volverse irritable y buscar privacidad. La inquietud y el jadeo pueden ocurrir durante el último día o dos de la gestación.

Un análisis de sangre para detectar la presencia de relaxina, una hormona reproductiva canina, puede indicar la concepción tan pronto como 20-26 días después del apareamiento. Sin embargo, los resultados de la prueba pueden permanecer positivos incluso después de que una perra haya perdido o reabsorbido una camada. Algunos veterinarios pueden identificar el embarazo palpando el abdomen con sus manos tan pronto como la tercera a la cuarta semana de embarazo. La ecografía, si está disponible, puede usarse para identificar los latidos cardíacos fetales alrededor de la tercera semana de embarazo. Durante la sexta semana (a partir de 45 días), las radiografías (rayos X) pueden detectar los huesos y dar la estimación más precisa del tamaño de la camada.

Las hormonas pueden hacer que algunas hembras muestren signos de embarazo aun cuando no haya aparecido. Estos signos incluyen cambios en el apetito, aumento de peso, anidamiento, crianza de objetos inanimados e incluso producción de leche y trabajo. Por lo general, los signos de un embarazo falso se resuelven en tres semanas, pero pueden ser recurrentes.

Tratamiento durante el embarazo

Los perros embarazados deben ser alimentados con una dieta comercial bien equilibrada y deben tener acceso a agua fresca en todo momento. A medida que avanza el embarazo, un veterinario puede asesorar al dueño del perro sobre el aumento de la ingesta de alimentos u otras necesidades dietéticas. Los suplementos nutricionales no deben ser ofrecidos sin consulta veterinaria, ya que algunos pueden ser perjudiciales para los fetos. La mayoría de los productos de la dirofilariosis están aprobados para su uso en perros preñados, pero las vacunas generalmente deben evitarse durante el embarazo. Consulte a su veterinario antes de dar cualquier medicamento o productos de pulgas y garrapatas .

A medida que los cachorros en desarrollo ocupan más espacio en el abdomen y presionan contra el estómago, las perras de alimentación más pequeñas, comidas más frecuentes podría ser aconsejable. Además, los perros a menudo requieren aún más comida durante la lactancia. De hecho, pueden consumir hasta el doble de alimento que lo normal durante este período.

Una cantidad moderada de ejercicio durante las primeras cuatro a seis semanas de embarazo puede ayudar a la madre a mantener el tono muscular, lo cual es importante para el proceso de parto. Sin embargo, se debe tener cuidado de no sobreexigir al perro durante las últimas semanas, cuando su abdomen y las glándulas mamarias se agrandan.

Si te sirvió la información que te brindamos en el artículo Perra Embarazada Síntomas, no dudes en compartirla con tus amigos…

Acerca de Adrián Vallejos 887 Articles
Editor y redactor de contenidos en mascotadomestica. Supervisor general de moderadores en Anunico. Sígueme en mi cuenta de Twitter @adrian_vallejos

Comentarios

Comentarios

Comentarios