22 August, 2018

Perros, gatos y monos, las mascotas domésticas elegidas por los antiguos egipcios.

las mascotas domésticas elegidas por los antiguos egipcios

Las mascotas domésticas elegidas por los antiguos egipcios

Nadie ignora que la concepción de mascota doméstica propia de la modernidad no es una noción exclusiva de nuestros días. El animal de compañía como ser digno de nuestro afecto resulta una idea internalizada en el hombre desde hace muchísimo tiempo. Retomar la historia de esta noción resulta interesante en el presente blog dedicado al mundo de las mascotas domésticas y en esta oportunidad, hablaremos de la realidad propia de los antiguos egipcios en función del contacto afectivo que ejercían con sus animales.

Perros, gatos y monos, las mascotas domésticas elegidas por los antiguos egipcios. eran tres fundamentalmente y sobre estos seres depositaban un cariño sin medida. El perro, el gato, y el mono, eran para ellos sinónimo de respeto y con su cuidado cotidiano demostraban el lugar de relevancia que estos animales ocupaban en la sociedad.
Aquella noción que a nosotros nos resulta tan cotidiana y actual de que “el perro es el mejor amigo del hombre”, es una idea que excede a nuestra época y tiene fundamento práctico en el lugar privilegiado que otras culturas antecesoras le han otorgado a este animal.

Un perro en el antiguo Egipto podía deambular libremente por la casa, era un integrante más del hogar. Domesticado, comía en el interior y tenía también allí su espacio para descansar.
Por su parte el gato también era ser digno de afecto y respeto en la casa de los antiguos egipcios. Un gato domesticado resultaba un animal cazador por excelencia, sobre todo de criaturas indeseadas en el hogar como podían ser ratones o serpientes.  Estos felinos también supieron ganarse un lugar al interior del hogar a fuerza de cariño para con sus amos.

El mono también supo ganarse ese espacio  y quizás lo hizo por su buena voluntad para colaborar con labores cotidianas. El mono era en el antiguo Egipto un verdadero ladero de su amo en determinadas actividades como podían ser el hecho de colgarse en una palmera o una higuera para ayudar en la recolección de frutos.  A diferencia del perro y el gato, el mono era un colaborador de las familias egipcias y realizaba labores que a su dueño podrían resultarle forzosas y en ocasiones, imposibles.

La mascota era para los antiguos egipcios un ser que merecía los más finos cuidados y buenos tratos por lo cual establecieron con ellos una relación basada en el cariño y el respeto. Incluso esta relación de empatía excedía la propia vida de los animales, que una vez muertos eran minuciosamente momificados.
De todo lo dicho aquí resulta la pintura egipcia  un fiel reflejo capaz de demostrar  la importancia que los animales domésticos tenían en la sociedad. Innumerables detalles artísticos reflejan el cariño de esta cultura antigua para con los animales, fundamentalmente el mono, perro y gato.

No votes yet.
Please wait...
Acerca de Ismael Naput 199 Articles
Soy nacido en Diamante y vivo en Santa Fe desde hace 24 años. Actualmente me encuentro estudiando Licenciatura en Comunicación Social.

Comentarios

Comentarios

Comentarios