December 16, 2018

Errores más comunes con las mascotas

Errores más comunes con las mascotas

Errores más comunes con las mascotas

Errores más comunes con las mascotas. Artículos sobre mascotas en general.
 

A la hora de integrar una mascota a la familia, muchos dueños cometen algunos errores que luego son difíciles de revertir, por eso vamos a ver cuáles son para que en caso de que estés pensando en tener un animalito en casa, lo tengas en cuenta.
El primer gran error es no educarlos desde cachorros. Son adorables, pero necesitan comprender poco a poco su lugar en la casa, de lo contrario podrían ser un importante causal de disgustos.
También es equivocado premiarlos demasiado. La gratificación debe ser adecuada a su “buena acción”, y no necesariamente tiene que ser algo para comer: puede ser un paseo, o incluso unas cuantas caricias del amo. Cuando se utilice comida para premiar, no debe ser tan diferente a la habitual (galletas o alimentos específicos), nunca comida de la casa.
De la misma manera, excederse en el castigo está mal. El castigo debe hacerse en el momento en que el perro está cometiendo la falta. Luego del acto no sirve, ya que el animal no entenderá porqué lo castigan. Si se decide castigar, debe ser un correctivo, es decir, modificar el tono de voz o gesticular. Evitar la violencia física.
Es un grave error no hacer socializar a la mascota, tenerla encerrada sin contacto social es equivocado pues debe acostumbrarse a situaciones con muchas personas, ya que de otra forma podrían volverse agresivos y en algún momento atacar a alguien.  Si desde pequeños se acostumbran a estar con gente, en especial con niños, nunca los atacarán a menos que se los agreda directamente.
Los malos comportamientos se deben corregir siempre y en el momento, no se deben dejar pasar. Una disciplina demasiado blanda, hará que nuestro perro o gato jamás sea educado. Se debe corregir con energía, nunca con violencia, episodios como mordedura de objetos, micción o defecación inapropiada.
Los juegos no deben ser bruscos. No fomentar los mordiscos, golpearlo o empujarlo para desencadenar una reacción, o que haga que se sienta amenazado o atemorizado. Un perro puede no distinguir el juego de una agresión real. Los juegos de tracción de un objeto o cuerda pueden estimular el comportamiento agresivo en el perro. Es preferible compartir actividades más tranquilas, como tirar del disco o pelota, salir a trotar con él, enseñarle trucos a traer y llevar, entre otras.
Acostumbrar a la mascota a dormir en la cama de dueño es una mala práctica, ya que va en contra del aprendizaje de la mascota sobre la jerarquía, en especial en aquellas razas más dominantes o agresivas.
Humanizar a la mascota deforma su carácter. Vestirlo con mucha ropa, pintar sus uñas o teñir su pelo es algo nocivo, ya que refuerza un comportamiento errado. Respetemos su condición.
Finalmente, es un error dejar a la mascota mucho tiempo sola, pues puede desencadenar conductas negativas, y si debe permanecer largos períodos de tiempo sola por cuestiones insalvables como el trabajo, se debe hacer una adaptación gradual, y dejarle objetos como agua y sus juguetes para que no se sienta tan sola.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*