November 20, 2018

Acerca de la tortuga como mascota doméstica

Acerca de la tortuga como mascota doméstica

Acerca de la tortuga como mascota doméstica

Hablar de la tortuga nos remite a una de las mascotas domésticas más codiciadas por los niños. Asimismo, resulta un animal muy popular en casas de ancianos en donde lo más preciado resulta ser el hecho de disfrutar la tan ansiada paz que se niega a las personas en momentos que son laboralmente activas. Más allá de preferencias en relación a los más pequeños o tratándose de personas mayores, la tortuga resulta un simpático animal del que es preciso tratar en el siguiente artículo.

 

Tener una tortuga en la casa resulta positivo en muchos aspectos. Por ejemplo, en la educación de los niños representa un gran aprendizaje porque pueden figurarse de la responsabilidad que implica cuidar un animal.

Tener un primer acercamiento en este sentido y hacerlo por medio de una tortuga es interesante, ya que al ser un animal sumamente independiente no requiere un esfuerzo desmedido por parte de los niños. La alimentación y el mantenimiento del habitáculo de una tortuga resultan tareas indispensables para su cuidado y sumamente fáciles como para que de ellas pueda encargarse un niño.

 

¿Cuáles son las tortugas que pueden ser utilizadas como mascota?

Como sabrán, algunas razas de tortuga están amparadas por la ley y es imposible que contemos con ellas en tanto mascotas. La idea de esta distinción es la de cuidar la especie para que pueda seguir poblando el planeta y no corra riesgos de extinción. En este caso, vale mencionar dos especies de tortuga que es imposible mantener en cautiverio ya que ese hecho está penado duramente por la ley: Tortuga mora y Mediterránea.

En otro sentido, existen algunos tipos del presente reptil que son óptimos para ser utilizados como mascota y su adquisición no pone en peligro la permanencia de ellas en el planeta. La tortuga de patas rojas es la más conocida y utilizada, aunque también la de patas amarillas y la tortuga de caja pueden transformarse en la mascota de cualquier hogar.

 

El hábitat de la tortuga

La tortuga que utilizamos como mascota es un animal al que debemos cuidar lo mejor posible y que por suerte, no requiere de un enorme esfuerzo por parte de nosotros para encontrarse a gusto y saludable. El hábitat o lugar en donde se desenvuelve la tortuga resulta uno de los temas más importantes a tener en cuenta.

Si la tortuga es un animal pequeño podrá alcanzar con un acuario acorde para albergarlo. Pasado un tiempo y cuando el reptil alcance mayor tamaño, será necesario comprar un recipiente de mayores dimensiones.

La altura del recipiente debe no ser menor a los 30 cm de alto, ya que de esa manera es como evitamos las corrientes de aire que pueden afectar la salud de nuestra mascota.

La idea es que la tortuga debe encontrarse allí dentro de forma cómoda y saludable, de manera tal que todas sus funciones vitales se encuentren en óptimas condiciones. Para controlar la temperatura de la tortuga es bueno contar con algunas lámparas infrarrojas que permitan el calentamiento constante del habitáculo.

Por último, vale decir que resulta conveniente colocar en algún lugar del recipiente un refugio en el que la tortuga pueda alojarse si lo desea. Esto permite controlar mejor el grado de humedad al que se expone nuestra mascota.

2 Trackbacks y Pingbacks

  1. Cómo calcular la edad de una tortuga
  2. Listado de Nombres para Tortugas

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*