October 22, 2018

¿ Por qué los gatos tienen miedo al agua ?

Por qué los gatos tienen miedo al agua

Por qué los gatos tienen miedo al agua

El gato es una mascota doméstica un tanto delicada, no descubrimos nada al sostener esto. Esa actitud frente a la vida propia del felino, lo presenta como un animal al que hay que atender y cuidar como merece, al tiempo que respetar en función de sus necesidades y en relación a sus gustos. En ese sentido, vale remarcar el hecho de que el gato es un animal que le tiene miedo al agua, es decir, una mascota doméstica a la que no le gusta exponerse a ella. En el presente artículo te contamos por qué.

En principio, hay que saber que el gato ofrece una clara resistencia al agua y a esto lo hace de manera netamente instintiva. El gato no es un animal que se caracterice por encontrar placer al darse un baño, es mucho más común verlo lamerse su propio cuerpo que ofreciéndose un chapuzón en cualquier charco de agua. En principio y por una cuestión de rechazo instintivo, el gato es un animal al que no le gusta darse un baño.

Pero… ¿Por qué el gato se rehúsa a ser mojado? Las teorías son muchas, y quizás la más aceptada es la que da cuenta de su sistema respiratorio. El gato es un felino con un sistema respiratorio sumamente delicado, razón por la cual el propio interés por cuidar su salud lo hace huir del agua de manera instintiva. En definitiva, el gato huye del agua para ahorrarse una gripe innecesaria, porque conoce su físico y sus limitaciones. Una gripe puede ser en un felino doméstico una enfermedad peligrosa, por eso es que el gato intenta evitarla a como de lugar.

Otra versión indica que el gato le teme al agua ya que el origen mismo de la especia no lo había puesto en contacto con ella. El agua escaseaba en la zona de Oriente Medio donde vivía el gato, y el desierto en el que los primeros felinos pasaban sus días no contaba con el presente elemento. En ese sentido, hay quienes sostienen que el gato le teme al agua por la presente cuestión.

Reflexión final

El miedo del gato al agua choca de lleno con la necesidad de mantener aseado el hogar. La situación que aquí presentamos puede resultar incómoda para los dueños de la mascota ya que la higiene de la misma hace al mismo tiempo al aseo del hogar. Lo cierto es que a pesar de que los gatos se rehúsen a ser bañados pueden ser educados desde pequeños para que la costumbre les sugiera que el baño es una situación de lo más familiar.
En ese sentido, es tarea de los dueños lograr que el gato pueda familiarizarse con el agua y de esa manera se mantenga aseado el lugar donde él vive.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*