11 December, 2017

¿ Irías al bar con tu gato ? Tokio tiene su propio bar para gatos

Foto de bar para gatos

Tokio tiene su propio bar para gatos

Ya que muchas personas de Japón que son amantes de estos bellos animales viven en apartamentos que no permiten mascotas, se pueden encontrar cafés que te permiten relajarte en compañía de todo tipo de animales, desde búhos hasta conejitos. El más común y ampliamente documentado son los cafés de gatos, pero ¿qué haces cuando estás deseando no sólo un poco de compañía felina, pero también quieres algo un poco más fuerte que una taza de café? Simple, te acercas a la nueva taberna para gatos de Tokio.

Situada en la línea de tren de Seibu Ikebukuro, la estación Ekoda y el barrio Ashigaoka que la rodea, esta taberna no atrae especialmente un gran número de visitantes. Son sólo otros seis minutos de la estación de Ikebukuro, donde puedes encontrar mucho más restaurantes, tiendas y opciones de entretenimiento.

Pero Ashigaoka tiene algo que Ikebukuro no posee, que lo hace único. En algún lugar entre un bar y un restaurante normal, izakaya ofrecen una amplia variedad de bebidas alcohólicas y una selección de pequeños platos de comida para emparejarlos. Lo que por lo general no tienen es un grupo de gatos caminando alrededor, pero eso es exactamente lo que usted encontrará en Akanasu.

 

El ambiente en Akanasu

Akanasu abre a las 18hs, un poco antes de lo que muchos de los otros izakaya comunes. En la parte superior de las escaleras que conducen a la zona de comedor podrás abrirte paso hacia arriba, donde te sentarás junto a otros comensales, y unos cuantos gatitos.

Con suave iluminación y plantas en macetas, la taberna se siente al principio más como una cafetería de estilo retro antes que un pub. Tiene un menú típico y adecuado a una izakaya. También hay un período de dos horas y media con oferta de “todo lo que puedas beber” por dos mil yenes, lo que le da un montón de tiempo para ponerse lo suficientemente borracho para que el hipo sincronice con los maullidos de los alrededores.

 

Los gatos hacen su aparición

Pero el verdadero atractivo no es el menú, con los gatos que pululan Akanasu cada día. El dueño del local, Koyanagai, nunca ha sido propietario de un gato como mascota en sus 60 años de vida. Su familia ya tenía uno cuando él nació y, a medida que envejecía, Koyanagi y su esposa comenzaron a rescatar gatos de los refugios de animales. Para algunos de los animales, esto se supone que es un arreglo temporal, pero la pareja se vieron cada vez más apegados a los gatitos que rescataban, por lo que decidieron darles un hogar permanente.

Koyanagi dice que siempre le ha atraído la naturaleza caprichosa de los gatos. Fiel a su palabra, a pesar de que los animales pasan el tiempo en su lugar de trabajo, no están obligados a trabajar. En el restaurante encontrarás varias señales y carteles que piden a los clientes que se abstengan de acaparar a los gatos o coaccionarlos a jugar cuando no están de ánimo para ello. Ya sea que los gatos interactúen con los clientes, queda totalmente a discreción de los animalitos. De hecho, quizás sólo te encuentres acompañado por un felino tomando una siesta junto a ti mientras comes tu cena.

Los carteles también advierten sobre alimentar a los gatos de tu propio plato. En vez de alimento “de persona”, Koyanagi tiene “golosinas” para gato para alimentarlos con la mano. Él mismo puede entregarte algunos para que los alimentes tú mismo y logres hacer un amigo felino más. A decir verdad, no puedo imaginar un mejor lugar para un amante de las mascotas que volver del trabajo y parar en Akanasu para disfrutar de una buena cena, unas cervezas y un dulce ronroneo.

 

 

Acerca de Natán Gasparotti 48 Articles
Ha estudiado Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.

Comentarios

Comentarios

Comentarios