12 December, 2017

Cómo se comunica un gato: trucos para saber qué piensa tu gato (Parte 2)

gato comunicacion gestos interpretacion lenguaje felino gato 2
gato comunicacion gestos interpretacion lenguaje felino gato 2

Cómo se comunica un gato

Si piensas que tu gato está intentando decirte algo, lo más probable es que estés en lo correcto. Los felinos utilizan una variedad de señales para comunicarse, que pueden involucrar posturas corporales, expresiones faciales y vocalizaciones.

Aprender a descifrar estos mensajes felinos puede profundizar tus lazos con tu gato, así como también evitar malentendidos y potenciales comportamientos agresivos.

 

Mirada fija y directa

Aunque la gente puede utilizar el contacto visual directo para mostrar el afecto, a la mayoría de los gatos les resulta amenazante (recordemos que el gesto con el cual demuestran afecto es el parpadeo suave). Es por eso que en los entornos sociales, un gato normalmente gravita hacia la única persona en la habitación que está tratando de ignorarlo.

El gato da más miedo cuando se convierte en el que tiene más amplia y expandidas sus pupilas. Cuando dilatada sus pupilas, éstas presentan la mayor cantidad de información visual posible. Este “error” de ojos, es la prueba de que un gato está muy asustado y quiere retirarse.

En un gato excitado o enojado, las pupilas pueden resultar estrechas o constreñidas de modo que el fenlino pueda centrarse más efectivamente en los detalles particulares que le interesen en el momento. Pero los ojos de los gatos responden también a la iluminación ambiental, así que es importante observar el lenguaje corporal en su conjunto y no desestimar ningún elemento.

Una vez que un gato se da cuenta de que está siendo observado, puede dejar de hacer lo que está haciendo y evaluar la situación.

 

“Voy a atraparte”

Incluso el gato más afable puede tomar represalias si se siente amenazado o excitado por demasiadas caricias o jugueteos. Los gatos son depredadores impulsados por un estímulo de la naturaleza.

Así que cuando ven que algo se mueve (ya sea un ratón, un juguete, o tu propia mano), están programados para perseguirlo. Recuerdo haber pasado horas siendo niño jugando con mi gato “escondiendo” algún objeto (como una hoja de árbol seca) detrás de un rincón (como el de una mesa) y haciéndolo aparecer repetidas veces y mirando cómo el gato “se perdía” en su objetivo de “cazar” y atrapar el objeto “misterioso”. Era simplemente su naturaleza instintiva que le decía que “debía atrapar eso que se movía de forma titileante”.

A medida que se encuentran más y más cerca, avanzan lentamente hasta que alcanzan el umbral de excitación. Luego saltar “a matar”. Se podría decir que es como un enfrentamiento de película de western.

Si “la presa” pasa a ser tu mano, u otra situación donde puedas verte lastimado, la cosa más sabia y sensanta para hacer es “congelar” tus movimiento. Esa “interrupción”detendrá este patrón de acecho.

Cuando vea estas señales de advertencia reveladoras: pupilas dilatadas, la cola baja y los oídos aplanados, tu gato te está diciendo, de la única manera que puede, “da marcha atrás”.

 

Pistas sonoras

Los gatos pueden haber adaptado sus maullidos para manipular a la gente con el fin de obtener la satisfacción de sus necesidades.

Los gatos no hacen mucho maullo con otros gatos. Los maullidos pasan a ser un dispositivo para captar la atención, para expresar un saludo, aprobación, demanda de alimento, y muchas otras cosas más.

Aprender los matices del vocabulario de tu gato puede ayudarte a que puedas detectar la diferencia entre una súplica para comer y un grito urgente de ayuda.

Algunos ejemplos comunes:

  • El ronroneo suele indicar la alegría y también puede ser un comportamiento en búsqueda de comodidad cuando el gato se está recuperando de una enfermedad.
  • Agudo gorgoteo indica amabilidad.
  • Gruñido, silbidos, o escupir son advertencias enfáticas para que te mantengas alejado (al menos hasta que el gato se haya calmado).
  • Los maullidos son un sonido muy fuerte y gutural que los gatos (especialmente los macho que no han sido castrados) hacen cuando se sienten amenazadas por otros gatos. Este sonido también es común en gatos sordos.

Aún así, cada gato es único. Nadie sabe mejor que hace tu gato que tí mismo.

Acerca de Natán Gasparotti 48 Articles
Ha estudiado Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.

Comentarios

Comentarios

Comentarios