21 October, 2017

Alimentar el vínculo entre un gato y un bebé

Alimentar el vínculo entre un gato y un bebé

Alimentar el vínculo entre un gato y un bebé

Alimentar el vínculo entre un gato y un bebé. Artículos sobre gatos.

 

Debemos decir desde un principio que los gatos suelen llevarse muy bien con los bebés de la casa, siempre y cuando ese vínculo esté trabajo en lo cotidiano. El artículo presente pretende ser un aporte en ese sentido, razón por la cual compartiremos aquí determinados consejos para alimentar el vínculo entre un gato y el – o los- bebe(s) que se encuentren en la casa. Presta atención y no olvides comentar debajo qué te pareció el texto.
Quizá el mayor problema que se establece con los gatos al momento de entrar en contacto con un bebé es si el mismo nace luego de que el felino se encuentre habitando el hogar. Al ser el gato un animal sumamente perceptivo, suele desarrollar un sentimiento de celo intenso que se produce como consecuencia de la novedad que representa encontrarse con un nuevo ser en un hogar que- de antemano- era gozado por él solo. Para ello debes estar muy atento, sobre todo reprendiendo al gato en aquellos momentos donde exterioriza ese sentimiento: cuando orina o defeca en sitios que siempre le estuvieron vedados, cuando cambia de actitud respecto de la forma en que trata a las personas, etc.
Si logras esto, habrás dado un paso inmenso en lo que refiere a la relación entre el gato y el bebé: le habrás hecho notar al felino que la casa no es ya de él solo, y que por supuesto, a partir de ahora la compartirá con un ser que le quitará –y enhorabuena- gran parte de su protagonismo.
Cuando el gato retorne a su buen comportamiento, es momento de que le des otra señal clara capaz de alimentar su vínculo con el bebé: le abrirás la puerta de la habitación del niño. Por supuesto que esto resulta difícil ya que dejarle la puerta abierta a un animal –por más manso que sea- para que entre en contacto con tu hijo no resulta agradable. En un primer momento puedes optar por compartir momentos junto al gato pero al interior de la habitación, de esa manera él estará en condiciones de segregar feromonas en la habitación y entenderá que la misma representa un espacio de la casa que se permite compartir con él.
La amistad entre un gato y un bebé se gesta fundamentalmente en los aromas que el felino pueda percibir respecto de la criatura, y esta situación puede ser alimentada por ti con el objetivo claro de fortalecer ese vínculo. Si el gato duerme siempre en el mismo, puedes permitirte prestarle alguna prenda del bebé para que se pose sobre ella, eso le permitirá reconocer su olor y que el mismo se transforme en un aroma amigable para él.
Recuerda, el vínculo entre un gato y un bebé está íntimamente ligado a la relación que construyan entre ellos, y tu papel en ese sentido es sumamente importante.
Acerca de Ismael Naput 199 Articles
Soy nacido en Diamante y vivo en Santa Fe desde hace 24 años. Actualmente me encuentro estudiando Licenciatura en Comunicación Social.

Comentarios

Comentarios

Comentarios