September 23, 2018

La Relación entre Loros y Niños

La Relación entre Loros y Niños

Cómo es la Relación entre Loros y Niños

Cuando damos la bienvenida a un loro en casa, debemos ser conscientes de que son animales muy longevos, la especie más grande puede vivir incluso de 50 a 80 años y, por consiguiente, la decisión de tomar uno no debe tomarse a la ligera.
Durante todos estos años la estructura familiar puede cambiar con respecto al comienzo: nacen los bebés o los niños que han sido tomados por el loro crecen y el tiempo para dedicarlo al animal disminuye. Toda la existencia de estos animales debe estar siempre protegida por un adulto responsable, que sepa cómo manejar y guiar al loro incluso durante estas variaciones familiares: deshacerse de él en tiempos de transición es un trauma y un comportamiento muy poco responsable.

Los niños y el respeto hacia los loros

Nuestros pájaros pueden ser peligrosos: grandes y pequeños son aún animales salvajes e incluso si son domesticados, tienen poderosos picos y patas con garras, lo que puede dañar incluso sin proponérselo. Los niños están particularmente en riesgo, se mueven de una manera impetuosa, ruidosa e impredecible, comportamientos que asustan a los loros que en la naturaleza son presa. Para la protección y seguridad de las dos partes, cada interacción debe ser supervisada de cerca por un adulto, que debe comprender el lenguaje corporal del loro y ante el primer signo de molestia o desconfianza del animal no forzará la interacción entre los dos. . Con el tiempo, el niño aprenderá a relacionarse adecuadamente si se le enseña a respetar al loro, que aprenderá a apreciar su presencia.

Las mujeres en maternidad y los loros 

El lugar común es eliminar todas las formas de vida animal para prevenir enfermedades que amenazan al feto. De hecho, solo asegúrese de que su loro no se vea afectado por ninguna enfermedad contagiosa y luego acuda a un buen veterinario para realizar exámenes que excluyan cualquier problema, siempre mantenga una buena higiene y evite el contacto con las heces del animal. Estas son las reglas simples que pueden ser suficientes como precaución. Durante la gestación, el padre y la madre pueden comenzar a preparar el loro para los nuevos objetos que usará el niño: silla de ruedas, cama, juegos ruidosos, etc. por lo que ya será un pequeño comienzo para una buena presentación del futuro bebé.

Los bebés y los loros

Los primeros días después del nacimiento de un bebé son difíciles, el bebé que llora durante la noche no le da la posibilidad de recuperar las horas de sueño y esto pone a la familia más nerviosa. El loro en estas ocasiones probablemente no dejará de vocalizar, no le permitirá descansar cuando el recién nacido duerme, pero esto no justificará el deseo de deshacerse de él. Para distraerlo de los juegos vocalises preparados, búsqueda de alimento y actividades que mantienen ocupado al pájaro. Como último recurso, puede bajar ligeramente las persianas y descansar juntas.
El loro tiene el derecho de conocer al niño en casa, puede presentarlo a la distancia para evitar incidentes desagradables. Cuando es más grande, y se basa también en las inclinaciones del niño y del loro, puede informarlo más de cerca: simplemente mantenga al niño en sus brazos y al loro en el hombro opuesto, de modo que escudriñe, siempre listo para intervenir.

Los adolescentes y el trato con el loro

Comprar un loro para empoderar a un joven puede ser una buena idea, pero también es una tarea que siempre requiere la presencia de los padres.
Los niños, sacados de la escuela y de otros mil compromisos, pueden perder su entusiasmo inicial, olvidando limpiar o reemplazar alimentos o puede suceder que no sean capaces de manejar un picotazo o de interactuar correctamente.
En el lado opuesto no es ni siquiera corregirlos responsables también, el deseo de un loro no puede convertirse en la única tarea de un niño, teniendo cuidado excesivo podría llegar a ser poco saludable, tanto para el ave tanto por su humana, amenazando con crear una dependencia excesivo entre los dos.

Niños discapacitados y su relación con los loros

Existen varias discapacidades y la generalización es la forma más simple, aunque indecorosa. El loro podría ser fascinante, pero la rapidez de los movimientos y la poca paciencia de un niño podrían generar en el animal el miedo y el consiguiente picoteo, más o menos doloroso. Decidir llevar un loro a un niño con discapacidades es arriesgado, porque no todos los loros aceptan ser tocados, manejados por el hombre y siempre mantienen su naturaleza salvaje.
Sin embargo, hacer que el niño participe en las actividades diarias de la gestión puede ser un buen compromiso, ayudarse en cambiar los cuencos, dejar que el loro tome las semillas de las manos del niño es una excelente forma de socialización e interacción.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*