September 23, 2018

Cómo enseñarle a tu perro a comportarse cuando vienen visitas

Cómo enseñarle a tu perro a comportarse cuando vienen visitas

¿Alguna vez le has prestado una herramienta o un libro a un amigo y cuando te lo regresan está en ruinas? Odio decirlo, pero los amigos también puede arruinar todo el entrenamiento que haces con tu cachorro. Los huéspedes pueden abrumar a un cachorro, le pueden asustar, enseñarle malos hábitos, y aún más, al hacer esto se puede volver a tu cachorro en un perro molesto, incluso después de que se vayan.

 

Hablar alto

Los visitantes pueden crear problemas sin darse cuenta. Incluso los amigos que son amantes de los perros pueden crear problemas, así que ten cuidado. Oirás cosas como “Es tan lindo, no te preocupes, a nosotros no nos importa que salte.” Sí, es posible que no importe ahora, pero tal vez se convierta en un perro gigante y saltarín en sólo seis meses. Quizás tu vives con algún anciano y no quieres que salte.

O un invitado te dirá: “Está bien, nos encantan los perros; es sólo un cachorro”. Luego se procede a sobreexcitarlo y se lanza por la casa como un loco; los tapetes y alfombras vuelan por todas partes y los floreros tiemblan por toda la casa. En muy poco tiempo tu perro será más que un cachorro y tus invitados le están enseñando que este comportamiento es aceptable. En tales casos, ¿qué hacemos? La mayoría de nosotros sonreriá avergonzado o molesto porque queremos decirles que no lo hagan… pero son invitados.

Pero debes hacerte a ti mismo y a tu cachorro un favor. Díles de buen modo que estás trabajando en los modales y obediencia del perro y, si no les hacen caso, se deberán poner al cachorro en su jaula o con la correa en el patio para que no aprenda a ser travieso el tiempo que estén de visita.

 

Detentar el control

Otro escenario que es todo lo contrario. Tus invitados no pueden estar cerca de perros e incluso podrían tener miedo a ellos. Asique prefieren no ser recibidos por tu perro. Al mostrar este nerviosismo pueden crear comportamientos no deseados. El cachorro reconocerá el lenguaje corporal y el olor de los que tienen miedo y puede mostrar miedo, a veces incluso dando un gruñido de incertidumbre. Tales comportamientos pueden empeorar si se empiezan a sentir molestos con nuestras visistas, y frustrados con el perrito. Cuando esto sucede, no estamos en control del cachorro o de nosotros mismos, y eso es cuando cometemos errores.

Incluso si tenemos un cachorro de buen comportamiento y los huéspedes de buen comportamiento podemos crear problemas. Cuando tenemos un buen cachorro y tiene algunos comportamientos “lindos”, tratamos de demostrar éstos a los amigos que vienen a visitar. Naturalmente, estamos orgullosos de nuestro nuevo miembro de la familia y queremos mostrarlo un poco. La socialización con gente nueva es buena para el perrito. Sin embargo, una vez más, hay un peligro a tener en cuenta.

Si bien queremos que los amigos se presentan y queremos que el cachorro se comporte perfectamente, puede que los propios huéspedes sean una gran distracción. El cachorro puede ser intimidado, estar nervioso, excitado, o cauteloso; en realidad no se puede comportar en absoluto como pensabas que lo haría. En esta situación, trata de controlar lo que pueda crear comportamientos no deseados adicionales.

 

Ir a lo seguro

Jugar a lo seguro con tu cachorro cuando los huéspedes entran es bueno. Mantén el control y te ayudará a aprender a tener paciencia y mantener la calma. Una correa y una casita son una gran herramienta a utilizar. Los cachorros necesitan entender que las personas que vienen a visitarte y él está allí para ser saludado cuando es invitado. Coméntale a tus huéspedes que no deben hacer de él el punto culminante a medida que llegan, pero básicamente ignorarle. No mirarlo, no tocarlo, no se habla cuando llegan por primera vez a tu casa. De lo contrario será recompensado por su entusiasmo, saltando, y con saludos en general groseros.

Si él es un perro que no puede contenerse, incluso si lo pones en la correa, mantenerlo en una casita cuando la gente viene, o mejor aún, antes de que vengan, espera a que se calme antes de permitirle salir a socializar. Cuando ya hiciste ésto, deslizas una correa y le enseñas a saludar a los invitados amablemente con una sentada.

Cuando él ha aprendido el arte del saludo a los huéspedes, asegúrate que estos hábitos se mantengan; de lo contrario tu perro puede retroceder y una vez más aprenderá que puede desobedecer cuando hay invitados. Un perro que recibe a los huéspedes con una bienvenida buena y es una delicia en la casa cuando hay invitados es un perro que se siente orgulloso de tus invitados y al cual podrán admirar. Sus sonrisas y reconocimiento son la recompensa y lo ayudarán a convertirse incluso en una mejor mascota.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*